Nada clásico

¿Te imaginas a tu abuelita jugando futbol? No es insulto de Clásico ni nada de eso. La verdad es que yo nunca me he podido contagiar de clasiquitis y por eso, prefiero escribir de otra cosa.

¿Te imaginas a tu abuelita jugando futbol? No es insulto de Clásico ni nada de eso. La verdad es que yo nunca me he podido contagiar de clasiquitis y por eso, prefiero escribir de otra cosa. El otro día vi un documental muy interesante de cómo la fiebre por el futbol se ha extendido a cada rincón de Sudáfrica. En un pueblito muy humilde al Norte de Johannesburgo, hay un equipo de futbol como en ningún otro lado.   Se llama Vakhegula Vakhegula que quiere decir "Las Abuelitas" y se creó hace tres años con la idea de ayudar a que las mujeres mayores se ejerciten y puedan tener un nuevo propósito en sus vidas. Son cerca de 35 mujeres de entre 50 y 85 años que al terminar sus labores domésticas, o de vender comida en las calles, se quitan las sandalias y se ponen unos zapatos de futbol. Hay ocho equipos en la región que compiten y los partidos se vuelven muy intensos. Cada jugadora tiene que aportar un dólar al mes para comprar balones y pagar el transporte al torneo que se realiza dos veces al años frente a rivales de otras zonas. Curiosamente, Las Abuelas prefieren estar en una cancha correteando un balón que sentadas en casa haciendo trabajo de manualidades o en el campo. Una de las jugadoras entrevistadas dijo que el futbol les ayuda muchísimo, ya que antes se sentían enfermas y con problemas de presión y ahora se mantienen sanas. Incluso contó que a sus 83 años había sufrido seis infartos y gracias al constante movimiento que realiza jugando, ha obtenido fuerza para seguir viviendo. Ahora reza todos los días para cumplir su último sueño que es vivir lo suficiente para ver el Mundial en su país. Para el entrenador de las Vakhegula Vakhegula es el trabajo que mayor satisfacción le ha dado, ya que la mayoría de estas mujeres no podían ni siquiera caminar bien, y lo único que hacían en su tiempo libre era estar sentadas, cosiendo. Gracias al futbol ahora pueden correr, gritar, pelear… Además, dice que se ríe tanto que se le olvidan todas sus preocupaciones y se le quita el estrés.   Lo interesante es que Las Abuelas han propuesto al Comité Organizador de la Copa del Mundo que se les permita jugar un partido previo a alguno de la primera ronda mundialista. ¿Se imaginan?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas