No queremos guerra

Ayer las palabras guerra, venganza, guerreros, salieron del entrenamiento de la Selección Nacional.

Ayer las palabras guerra, venganza, guerreros, salieron del entrenamiento de la Selección Nacional. Extrañó muchísimo que vinieran de Javier Aguirre sobre todo en un juego como éste. Es sencillo. Si analizamos lo que se juega hoy, y el rival, lo último en lo que podríamos pensar es en una batalla a muerte en la cancha del Azteca. Obviamente es importante que México gane, y seguro lo hará. Mientras de aquí salen palabras desafortunadas, y poco sanas para la fiesta del futbol, en Honduras sí se juega un partido tenso bajo una situación política crítica. Un país con antecedentes de guerra y relacionadas al futbol recibe hoy en la noche a Estados Unidos, que desde el jueves pasado arribó a San Pedro Sula bajo un tremendo dispositivo de seguridad.   Hoy cuando aquí en el Azteca nos preparamos para cantarle al Mundial, en Honduras tendrán 90 minutos de descanso de su situación. El juego tendrá una función más allá de acercarse al Mundial al que no asisten desde hace 18 años.  Será una válvula de escape para un pueblo apasionado al futbol que ha sufrido mucho en los últimos meses. Un país en donde actualmente hay toque de queda y las veces que se ha levantado ha sido por partidos de futbol. Un país que no se rinde y que con todo y sus aeropuertos cerrados cumplió con todos sus partidos de Concachampions. Esta noche existe el riesgo de que el escenario futbolístico sea utilizado para protestar. Por otro lado, hay quienes aseguran que en caso del triunfo de Honduras, su Presidente lo utilizaría para crear nacionalismos y tener mayor control de la situación. El que gane de los dos asegura pase al Mundial. El otro tendría que esperar a la próxima semana. Quizá lo mejor sea un empate.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas