Invictus

El tema de que si estarán los estadios listos a tiempo, el transporte y la seguridad, es de lo que más se ha hablado del próximo Mundial.

El tema de que si estarán los estadios listos a tiempo, el transporte y la seguridad, es de lo que más se ha hablado del próximo Mundial.

Los organizadores han intentado ampliar la perspectiva asegurando que será un evento espectacular en vivo y por televisión.

Pero, más allá  de la derrama económica que tendrá Sudáfrica el próximo verano, los anfitriones tienen la esperanza de que la Copa del Mundo sirva para disminuir la barrera racial que aún existe en su país, y que bajo la atmósfera del futbol su sociedad se unifique.

Lograrlo no es nada fácil. 

Actualmente existe  la polémica en torno a quién ocupará los nuevos estadios después del Mundial.  El caso del Estadio Mabhida en Durban es tema del momento ya que, en un principio les fue ofrecido al equipo de rugby Natal Sharks que declinó la invitación, prefiriendo quedarse en su actual casa, mientras que los equipos de futbol Lamontville Golden Arrows y el AmaZulo se candidatearon para que el nuevo estadio para 70 mil personas sea su nuevo hogar.

Hay quienes dicen que el motivo por el que los Natal Sharks dijeron que no fue una cuestión racial. Y sí, aunque ya pasaron 15 años desde que Sudáfrica tuvo sus primeras elecciones democráticas, el tema racial sigue apareciendo.

La realidad es que el rugby es aún el deporte de los blancos, y el máximo logro de los organizadores del Mundial fue en la Copa Confederaciones hace unos meses en donde por primera vez, lograron tener un estadio de futbol con la mitad de aficionados blancos y la otra negros.

Curiosamente, una de las herramientas de Nelson Mandela para lograr unir a su país hace unos años fue el deporte, en específico, el rugby.

Les recomiendo mucho una película que va a salir a finales de año que habla de esto. De cómo el ex Mandatario sudafricano unió fuerzas con Francois Pienaar, Capitán de los Springboks (equipo nacional de rugby de Sudáfrica) para unir a su gente justo cuando el Mundial de Rugby del 95 se celebró en su país.

Pero bueno, regresando al Mundial de futbol, la historia es similar. Mandela fue pieza fundamental en la elección de Sudáfrica como sede. En este caso, la Selección Sudafricana no tiene posibilidades de ganar el título como lo hizo la de rugby en el 95, pero a lo que sí aspiran es a atraer y a unificar a su gente a través del futbol. Que todos aquellos aficionados al rugby se conviertan también en aficionados del futbol, que se involucren, que lo jueguen, que asistan a los estadios para lograr que su Liga sea más popular y atraiga mayor inversión para ser en un futuro más competitiva.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas