No hay peor ciego

Henry ya no puede hacer más de lo que hizo. Obviamente se equivocó pero, quién tiene la última palabra, la definitiva, es el árbitro y no marcó nada.

¿Será recordado por su mano? Eso sólo lo sabremos a través de los años. Si no sucede nada extraño, Thierry Henry asistirá a su cuarta Copa del Mundo convirtiéndose en el primer francés en hacerlo, y quién sabe. Supongamos que Francia hiciera un gran papel, llegara a la Final y precisamente un gol de él le diera el título a su país. ¿Quedaría limpia su imagen?  Al menos en Francia sí.   La realidad es que Henry ya no puede hacer más de lo que hizo. Obviamente se equivocó  pero, quién tiene la última palabra, la definitiva, es el árbitro y no marcó nada. Hoy, después de que la Federación Francesa se lavó las manos ante la petición de la Irlandesa de unir fuerzas para exigirle a FIFA la repetición del partido, no nos queda otra más que hablar del árbitro. El sueco Martin Hansson lleva cerca de 8 años con gafete internacional. En su tiempo libre es bombero, pero su hobby preferido es la cacería (no creo que solo de animales). Su trayectoria internacional es interesante. Ha dirigido en mundiales inferiores, amistosos, y actualmente ha pitado juegos en la Copa Europea y la Champions. Curiosamente se volvió famoso por marcar un penal inexistente a favor del Liverpool en el minuto 95 en partido frente al Atlético de Madrid de la Champions pasada que terminó empatado a uno. Tras este incidente, el sueco tuvo que cambiar en varias ocasiones su número celular ya que estuvo recibiendo constantemente amenazas de muerte e incluso tuvo que levantar denuncias ante la policía. Unos meses después, fue el encargado de la Final de la Copa Confederaciones entre Estados Unidos y Brasil y anuló un gol a Kaká, incidente que para su fortuna, se olvidó con el triunfo brasileño. En poco más de un año, el Señor Hansson ha cometido tres errores garrafales que lo han llevado a ser condenado hasta en su propio país. Eso sí, en Zurich es bien querido. Cuentan que es uno de los preferidos en los altos círculos de la FIFA, y lo apuntan como el natural sucesor del noruego Tom Henning Ovrebo quien es bien recordado por su actuación en la Semifinal entre el Chelsea y Barcelona de la últma Champions League.   Hasta hoy, Martin Hansson sigue sin contestar su teléfono después de haber vuelto a Suecia tras el incidente en Saint-Denis. Aunque los árbitros tienen prohibido hablar públicamente de los partidos organizados por la FIFA, tarde o temprano tendrá que aparecer, aceptar su equivocación y disculparse. Creo que es la pieza restante en este controversial episodio del futbol que no tendrá  vuelta atrás. La FIFA tiene mucho trabajo por hacer. Se tendrá que replantear el uso de la tecnología en los partidos de futbol tal y como lo hacen la mayoría de los deportes profesionales. También tendrán que evolucionar su sistema de arbitraje. Desde su entrenamiento, hasta agregar a la gente que sea necesaria en la cancha para no perderse ningún detalle. Claro, todo eso se puede hacer siempre y cuando no existan intereses de la FIFA de por medio.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas