La mala educación

Sus desmanes, reclamos, y groserías lo identificaron rápidamente como un auténtico hooligan de las canchas. Apodos tiene de sobra que no van más allá de “niño malo” y “malcriado”.

Sus desmanes, reclamos, y groserías lo identificaron rápidamente como un auténtico hooligan de las canchas. Apodos tiene de sobra que no van más allá  de “niño malo” y “malcriado”. Wayne Rooney creció entre las cervezas y conversaciones de un pub. Frío, apático, duro, y rebelde. Cuentan que con orgullo llevaba la cuenta de sus amonestaciones, y se jactaba de ser la antítesis de Beckham. Es difícil sacudirse este estereotipo pero creo que Rooney lo está haciendo. En los últimos meses nos ha demostrado que ha crecido y madurado. Ha asumido su responsabilidad en el Manchester United como un grande, y ya es referente de su Selección. Además, ha acompañado en la cancha a los jugadores más mediáticos del planeta y ha sabido compartir vestidor con ellos. Después de poco más de 5 años con el Manchester United podemos considerar que Wayne Rooney ya se graduó y está preparado y curtido para experimentar en otra Liga. Así como hay jugadores que emigran jóvenes, otros tienen que esperar su momento, y aunque por sus venas corre sangre del United,  Wayne tiene que viajar. Nunca ha vivido fuera de Inglaterra, no habla otros idiomas, ni ha tenido que lidiar con otra cultura y costumbres. Ojalá Rooney busque salir porque está preparado para irse y su club está endeudadísimo. Eso sí, a todos nos gustaría verlo despedirse del futbol con un uniforme, el de diablo.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas