De más a menos...

Es fácil hacer leña del arbol caído. Decir que Mexico juega sin pies ni cabeza, que no repite alineaciones, que Guille y Sinha no resultaron hasta hoy de otro planeta, que haría falta el talento...

Es fácil hacer leña del arbol caído. Decir que Mexico juega sin pies ni cabeza, que no repite alineaciones, que Guille y Sinha no resultaron hasta hoy de otro planeta, que haría falta el talento de Blanco, que Lavolpe no está cumpliendo con las promesas, que otra vez un maldito penal vuelve a exhibir nuestra impotencia, etc, etc, etc.

Pero mientras en la tribuna del estadio hay rostros que saben que su Selección avanzó pero no sienten motivo para festejar por la forma en que lo hizo, las pantallas estadísticas de la FIFA nos muestran que México tiene apenas 4 de 9 puntos en la primera fase, que ganó, empató y perdió y que en términos más claros, empezó muy bien, dejó dudas frente a Angola y decepcionó con Portugal.

Varias veces me he llevado críticas en este espacio por quienes dicen que la traigo contra Lavolpe, que lejos de apoyar su trabajo soy contreras, etcétera.

Juro que por encima de las diferencias que pueda tener con él, básicamente por su manera de ser, nada malo puedo desearle a quien dirige los destinos del equipo que representa a mi país.

Pero... ¿qué pasó con las promesas de formar un equipo como nunca antes, el histórico, el que llegaría al quinto partido, el que hará historia, el que necesitaba de 2 naturalizados para apuntalarlo, al que le sobraban Blanco y el "Bofo" y el que por cierto recibió más apoyo que ningun otro por parte de las 2 televisoras e inlcuso un Consejo de Dueños que aun no queriendo, en su mayoría al técnico argentino terminó por darle su apoyo...

Por eso arranqué diciendo que es fácil hacer leña del arbol caído, pero nada me daría más gusto que ver que el proximo sábado por fin aparece el equipo que nos prometieron. Hoy sigo sin verlo.

Y qué les puedo decir de los miles de aficionados que están aquí, que apostaron el gasto por el orgullo de participar de esa actuación histórica.

Estoy seguro que el orgullo tendrá que aparecer el sábado en Leipzig, que los milagros futboleros todavía existen, pero hoy estoy pasmado. Finalmente dependimos de que Angola no hiciera más goles en su juego ante Irán para calificar en un grupo que siempre se dijo que era fácil pues había 2 cuadros fuertes y 2 débiles.

Hoy, al finalizar la primera ronda sigo pensando que eran 2 muy débiles y de ahí el coraje por no haber podido sumar ante ellos los 6 puntos que hubieran hecho innecesaria la tensión que se vivió hoy ante Portugal.

Muchos me dicen que incluso México jugó mal pero ganó conra Irán y nos dejamos ir por el espejismo del resultado...el tiempo les da la razón.

Pero el Mundial sigue... y nosotros también, aunque una vez más, los rankings mensuales de la FIFA sirvan sólo para engañar a algunos que hace unos días ya veían al Tri en el mismo escalón de las verdaderas potencias.

Despertemos y veamos que las promesas futboleras se cumplen en la cancha.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas