El ';Villamelón';

Seguramente has escuchado este término. Mismo que por cierto aparece en el diccionario como una palabra utilizada en México para referirse a un profano que habla con aires de suficiencia sobre...

Seguramente has escuchado este término. Mismo que por cierto aparece en el diccionario como una palabra utilizada en México para referirse a un profano que habla con aires de suficiencia sobre temas que no entiende.

Incluso el Larosse Ilustrado en su página 1037 agrega que "se dice sobre todo del aficionado a los toros". Y me parece que a todos nos queda claro lo que es un "villamelón" pues mas allá de la fiesta brava estos personajes pululan en diferentes ámbitos.

Por ejemplo… ¿Cuántos villamelones futboleros conoces? de esos que cuando vas a un estadio opinan, gritan, dirigen, corrigen al técnico, proponen soluciones para hacer goles, cuestionan al portero, se meten con el árbitro y a todo pulmón se sienten con la autoridad suficiente para regañar a cuanto personaje se mueve en la cancha.

Y muchas veces también te habrás topado con alguno en una reunión familiar, una fiesta, un bar, la escuela o la oficina.

El típico que comienza a decir que "Hugo se debe ir de la Selección porque pone a Nery como 8 cuando debía ser el 10, pero que debería dejar en punta a Jared para que concluya las jugadas y mueva a Guardado por la banda, etc." y así tenemos que soplarnos el discurso de un hombre que al final resulta que no tiene ni idea de lo que está diciendo pero se basa en el apunte que leyó de un columnista o vio en el programa de televisión del domingo por la noche.

Para acabar pronto, hace suyos los conceptos de Orvañanos, Gómez Junco, Brailowsky o Tomas Boy y los repite al pie de la letra aunque por dentro sabe que no tiene ni idea de lo que está diciendo… eso sí, muchos de los que lo escuchan supondrán que el amigo es un erudito en balompié.

Pero ser "villamelón" es algo más… es aplaudir la jugada sin darse cuenta que concluyó en gol pero se va a anular pues el delantero estaba en claro fuera de lugar, gritar un olé a destiempo mientras los verdaderos conocedores voltean a verlo para castigar su falta con sólo una mirada, es discutir horas y horas sobre una polémica que hace años quedó clara o jactarse de ser "intimo amigo" de tal o cual personaje y gritar a los cuatro vientos que gracias a ello él ya sabe secretos que los demás ignoran y por lo mismo presumir "él me lo dijo a mí" como manifestación de sabiduría.

Por eso dicen que en la famosa taquería que también lleva este original nombre y está frente a la Plaza de Toros México los que más se venden son los de lengua…pues es precisamente ésta la que no dejan descansar los auténticos villamelones.

Cabe decir que por lo general el número de estos aumenta cuando los grandes eventos hacen su aparición.

En un dos por tres tenemos "expertos" en clavados, atletismo, boxeo, gimnasia y cuanta disciplina olímpica se aparezca en la televisión cada 4 años… "que mal se tiró, no sabe caer, debió pegarle antes, su estrategia de carrera fue mala, yo lo hubiera metido antes, etc"… el villamelón es un experto en todo, aunque jamás haya practicado nada.

Y si se trata de un Mundial de Futbol… ¿no me digan que no han tenido uno cerca?El Clásico conocedor que intenta apantallar a los demás con apuntes contundentes que parecen molestarle sobre la actuación de un equipo, un técnico o un jugador.

"Ya ni la amuela, ese medio no está haciendo nada, mejor deberían sacarlo pues yo metería a…" o "no puede ser, ese entrenador no se da cuenta que por el lado derecho le están llegando y ahorita debería pedirle a fulanito que se mueva por la banda izquierda"…. ¡ah caray!

Sin embargo debo confesar que estos personajes son básicos para alimentar las polémicas, darle vida al juego y muchas veces ponerle "salsa" a las tertulias. Por fortuna nunca faltan.

Lo que queda claro es que son atrevidos que hoy son expertos en futbol, mañana en toros, el martes en cine, el jueves en política y así se la van llevando diario, por lo que he llegado a la conclusión que se trata de una manera de ser.

¿Y tu, estimado lector de Medio Tiempo, eres o conoces a un villamelón?... y si contestas que no, mientes.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas