Las tortas del perro

Seguramente todos han escuchado ese dicho. El que señala que si intentas atender 2 asuntos al mismo tiempo, es muy probable que termines sin resolver ninguno.

Seguramente todos han escuchado ese dicho. El que señala que si intentas atender 2 asuntos al mismo tiempo, es muy probable que termines sin resolver ninguno.

Y es que una vez más, el futbol mexicano les ha quitado la posibilidad de estar en dos finales simultáneas a conjuntos que como América y Pachuca, intentaban avanzar y apostar con la misma seriedad a dos torneos diferentes.

El mismo tema que otros años ha provocado el dilema de Toluca, Pumas, Cruz Azul y los mismos Tuzos y Águilas.

De hecho nunca un equipo mexicano ha ganado 2 finales en la misma época, y si nos vamos más lejos, jamás siquiera ha podido disputarlas. O se le pone atención a una o a la otra.

Ya lo dice también la canción de los dos amores, "es muy complicado besar en 2 bocas, sus nombres te causan errores", etcétera.

Hoy, pese al trago amargo de una eliminación por goleada ante Cruz Azul, los hidalguenses podrán concentrarse y meterse de lleno a su próxima participación en el Campeonato Mundial de Clubes organizado por la FIFA en Japón, y deben reconocer que estar ahí es el máximo sueño de toda su historia.

En tanto, América tampoco debe estar nada contento con que Monarcas Morelia (además equipo de TV Azteca), los haya dejado fuera de la Liguilla, pero al igual que los Tuzos, ya podrán preocuparse por atender la Final de la Copa Sudamericana a resolverse en 2 partidos ante Arsenal de Sarandí.

Se acabaron para el "Ojitos" y el "Ruso" los dilemas y las declaraciones de poner atención a 2 torneos sin dar preferencia a uno sobre el otro. No más planteles diseñados para alternar competencias ni administración de esfuerzos y descansos.

Hoy tienen toda la carne puesta en el mismo asador y están dedicados solamente a diseñar su estrategia para esos compromisos sin el pretexto de viajes, cansancios, calendarios encimados o la mente en 2 lugares.

Pero más allá de todo esto que resulta obvio, hay que buscarle solución al asunto y no resignarnos a que siempre será así.

Y es que si la experiencia señala que es imposible atender 2 tareas y las fechas obligan a dejar de apretar en alguna, ¿tiene caso ir por las 2 y esperar que sea el tiempo quien diga que no se puede?, ¿acaso llegará el momento en que un equipo de plano decline voluntariamente a uno de los dos?

Más bien lo que urge es que la Federación Mexicana de Futbol se siente con agendas perfectamente diseñadas con FIFA y CONMEBOL, y caiga en cuenta que nuestra liga esta totalmente desfasada.

Y si hubiera que volver al formato de torneo largo con una sola Liguilla al año, que lo hagan. Y si hay que jugar mas fechas dobles y liberar los calendarios por la posibilidad de que algún equipo mexicano avance en Libertadores o Sudamericana, que lo hagan. Y si hay que llegar al sistema de Campeón por puntos, que se haga. Y si hay que prohibir que se dé prioridad a la competencia internacional antes que a la local, que se prohiba.

Porque lo que algún día provocará la situación actual, es que si un cuadro nacional avanza a una Final continental y el día del juego se encima con la mismísima Final de nuestra liga, no tengo duda que aquí se quedarán suplentes... ¿y la seriedad de el torneo casero?

Hay que ver que hasta la CONCACAF exige a sus agremiados que participen en su torneo y aún con boleto en mano renuncien a la CONMEBOL si es que ya tenían lugar en la Libertadores.

Así las cosas, hoy Pachuca y América se han liberado de una presión y pueden dedicarse "en cuerpo y alma" a un solo objetivo.

Y volviendo al título de la columna, ojalá que Pachuca y América no se queden como el famoso "perro de las dos tortas", pero como avisos de hacer, algo ya estuvo bien.

Está más que probado, en el futbol no se puede "cumplir" en 2 casas.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas