Promotores ¿mal necesario?

Esta semana Cuauhtémoc Blanco denunció que los promotores Carlos Hurtado y Guillermo Lara son parte de una mafia que tiene controlado el mercado de futbolistas y técnicos en el futbol mexicano. Y...

Esta semana Cuauhtémoc Blanco denunció que los promotores Carlos Hurtado y Guillermo Lara son parte de una mafia que tiene controlado el mercado de futbolistas y técnicos en el futbol mexicano. Y la verdad, fuera de que los términos que utilizó el jugador del Chicago Fire pueden sonar demasiado fuertes, la verdad es que efectivamente no sólo estos dos representantes sino también muchos otros que efectivamente intervienen en la mayoría de operaciones que se hacen en nuestro futbol. Sólo que hay que decir que satanizar y generalizar como "mafia" a todos los agentes sería tanto como denunciar que todos los futbolistas son mañosos o sucios o mal intencionados. La cosa no va por ahí.

Cierto es que desde hace varios años el 90 por ciento de jugadores ya tienen a una persona que les maneja sus destinos, quien los coloca, los promueve y les busca alternativas, y eso no es malo ni está prohibido. El mismo Blanco se maneja a través de uno (José Manuel Sánz) igual que hay muchos otros que se dedican a eso (anoten ustedes entre muchos otros a Enrique Nieto, Gerardo Olvera, Gisleno Medina, Mario Ordiales o Héctor Miguel Zelada) sólo por citar algunos. Y dedicarse a eso no es vergonzoso ni necesariamente implica robar dinero, engañar a nadie o ejercer una profesión indebida. Lo que pasa es que hay de todo, igual que en cualquier ámbito de la vida.

El asunto al que seguramente se quiso referir Cuauhtémoc fue que algunos parecen acaparar el mercado, tienen demasiada influencia en dirigentes e inlcuso arman planteles completos. ¿Pero quién les ha permitido en todo caso tener tanto poder? ¡Los directivos! Precisamente los hombres que con la chequera de su jefe deben autorizar las compras y de quienes muchas veces (sin pruebas) se ha sospechado que reciben una tajada de cada operación.

Digamos entonces que desde hace muchos años es secreto a voces que esas tranzas efectivamente se presentan en muchos cuadros pero al no haber testimonio de ello todo queda simplemente en especulación. Y yo tampoco lo dudo. Pero si nos vamos a la necesidad que hoy en día tienen los jugadores de contar con un intermediario no me cabe la menor duda que su existencia ha sido bienvenida por la mayoría de futbolistas.

Finalmente estos hombres son los que hacen las citas, venden con discursos, hacen contactos, graban videos y llevan el desgaste de las negociaciones. ¿O ustedes creen que sin promotores de por medio jugadores como Giovanni, Márquez, Guardado, Vela o Salcido hubieran interesado en el mercado europeo? La "manita" de los promotores fue definitiva. Así las cosas, no es malo que 2, 3 ó 10 representantes trabajen en el futbol mexicano colocando jugadores y técnicos. El problema es que si no se pertenece a ciertos grupos entonces el trabajo es practicamente imposible.

Y en ese sentido Cuauhtémoc tendría que aportar algo más que acusaciones de palabra y mostrar evidencia de esos manejos. Por lo pronto y aunque también aplaudo que Blanco hable, sólo queda esperar que algún día alguien argumente con hechos y no sólo con palabras. Eso sí sería valiente.

Mientras tanto, sigamos viendo el desfile de promotores en el famoso "draft" que por cierto y en teoría, se inventó para evitarlos... ja, ja, ja.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas