';La pelota cuadrada';

Seguramente habías escuchado esta expresión.

Seguramente habías escuchado esta expresión.

Y no se trata precisamente de la burla que le hacía "el chavo del ocho" a su vecino "quico" cuando éste le presumía su pelotota. El tema es mucho más serio.

Para ser exactos data de los años cincuentas cuando arrancado su faceta como periodista el maestro Fernando Marcos escribió alguna vez en el "Excelsior" (el periódico más influyente de la época que también calificó a nuestro equipo como "los ratones verdes") que el nivel futbolístico de Centroamérica y el Caribe era tan pobre que tal parecía que no jugaban con un balón normal sino con "cocos" o una "pelota cuadrada".

Esta frase no sólo trascendió rápidamente a esas latitudes sino que además los ofendió de tal manera que hasta la fecha (y ya estamos en el Siglo XXI) no la olvidan.

Es por ello que los viejos rencores se despiertan cada vez que la Selección Mexicana de Futbol es su rival en alguna Eliminatoria de la CONCACAF.

Platicando con algunos colegas catrachos todos llegan a la misma conclusión: México es un país querido si nos vamos estrictamente al ámbito cultural, musical, culinario y hasta de influencia y admiración con sus personajes populares.

Artistas, cómicos, actores, novelas, cantantes, grupos y muchos mas son verdaderos ídolos en toda la región centroamericana. Pero el futbol se cuece aparte.

El tema de la famosa "pelota cuadrada" les remite a nuestra soberbia deportiva, les resulta altanero y ofensivo pensar que los menospreciemos de tal forma. Y tienen toda la razón.

Igual que contra Estados Unidos nos hemos llevado varias sorpresas y hemos tenido que tragar derrotas, los hondureños, guatemaltecos, ticos, salvadoreños y caribeños gozan intensamente con los tropiezos de nuestra Selección.

Ganarle a México es la consigna, es el juego que vale toda una Eliminatoria y si esa victoria se puede producir en el mismísimo Estadio Azteca… ¡Imagínense !

Por eso los tintes de provocación que se vivieron previos al duelo del pasado miércoles en las conferencias de prensa tanto con Sven-Göran Eriksson como con Cuauhtémoc Blanco.

Se trataba de calentar más la hogera, de prender mechas a una relación que (insisto que sólo en lo deportivo) no ha podido sanjar la brecha.

Pero que quede claro a los hermanos de esa región que en nuestro país no se tiene nada contra ellos, que son bien recibidos y que no nos podemos quejar de reciprocidad. Siempre hablando de "fuera del futbol".

Varias veces me tocó acudir a encuentros eliminatorios de la zona y sufrir el acoso y agresiones al entrar a un estadio sólo por llevar alguna prenda de color verde.

Sólo espero que la frase inolvidables que tanto los ha lastimado termine por agotar su poder de influencia y no siga repercutiendo en ese malentendido odio deportivo.

¿Será difícil?

Opina de esta columa aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas