A medio maratón...

El 2009 está por terminar. Y nos encontramos prácticamente a la mitad del "Lupe-Reyes" en medio de posadas, intercambios, brindis, cenas, compromisos, Finales del futbol...

El 2009 está por terminar. Y nos encontramos prácticamente a la mitad del "Lupe-Reyes" en medio de posadas, intercambios, brindis, cenas, compromisos, Finales del futbol, cierre de balances, planes para "noche buena" y "año nuevo", saldo económico en rojo, propósitos y los clásicos sentimientos bonachones que nos inundan cada doce meses en esta temporada. Yo (previo permiso de los patrones) envío aquí mi última columna del año y me dispongo a descansar un rato, cerrar la computadora, apagar el celular y reportarme extraviado los próximos días. Pero no puedo dejar de hacer una reflexión: "En nuestro futbol, todo puede pasar". Porque cuando creo que ya lo vimos todo, que no hay algo más absurdo que pueda suceder y que todo está dicho… ¡salta la liebre donde menos se espera! Hoy hace un año el "Pelado" Díaz prometía cosas para el América ¿alguien hubiese apostado su aguinaldo a la llegada de Chucho?, Sven-Goran Eriksson brindaba con champagne en Polanco augurando una Eliminatoria tranquila y Aguirre se comía las uvas en Madrid ¿hubiesen pronosticado lo que iba a suceder?; Jorge Vergara le juraba amor eterno a Efraín Flores y ni idea tenía teníamos que meses después comenzaría el desfile de Arellano, Ramírez y Arias para terminar en José Luis Real ¿o si?. El Necaxa todavía estaba en la Primera División, Cruz Azul se lamentaba por haber perdido dos Finales en el 2008 y prometía que el 2009 sería su año, Cuauhtémoc Blanco se había retirado del Tri y sólo esperaba la fecha de su homenaje sin saber que meses después sería fundamental en la Eliminatoria y Nery Castillo (¿se acuerdan del él?) se sentía más firme que el dólar en el seleccionado. No sabíamos quién era "Juanito", la Guzmán no había programado su operación de "pompas", la Disciplinaria no imaginaba la que iba a desatar con el análisis de videos para sancionar o perdonar; el boxeo era relleno y no estelar en la programacion de las televisoras, la lucha de la WWE era un incipiente programa en horario nocturno, el "Tiger" Woods fingía fidelidad a su señora, "Ramoncito" era un consentido de la Directiva Chiva y si nos hubiesen preguntado lo que quería decir la palabra "influenza porcina" hubiéramos contestado cualquier barbaridad, mucho menos sabíamos cómo demonios se pone correctamente un tapabocas. ¿Verdad que adivinar el futuro no es tarea fácil y lo mejor es dejarle al destino que él decida hacia dónde nos movemos? Lo único que tal vez (obviamente no exentos a sorpresas de salud) podemos programar es aplicar la frase más común en un vestidor sea cual sea el equipo... "Echarle ganas". Lo demás no depende de nosotros. Felices fiestas, buen año 2010 y nos leemos en unos días... si no sucede otra cosa.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas