Dos técnicos 'colmilludos'

Dice un refrán que "más sabe el diablo por viejo que por diablo". Y la Final que disputarán Cruz Azul y Monterrey le da la razón no porque Meza y Vucetich sean un par de ancianos.

Dice un refrán que "más sabe el diablo por viejo que por diablo". Y la Final que disputarán Cruz Azul y Monterrey le da la razón no porque Meza y Vucetich sean un par de ancianos, pasados de moda o basen su filosofía en teorías anticuadas: Tampoco porque la camada de técnicos jóvenes no pueda aspirar a ganarles estas batallas, pero fue muy evidente que el manejo de partido que tuvieron dos de los máximos ganadores de títulos no ha sido una casualidad frente a las embestidas de sus impetuosos rivales y estoy seguro que toda esa experiencia pesa al momento de decidir un cambio, un reacomodo y una actitud de atacar o defender en los partidos "clave". Precisamente es aquí, en los juegos de Liguilla, donde se marca la diferencia y por eso aún hay directivos que apuestan por estos "colmilludos" pues saben que bajo la presión de un resultado, cuando hay que levantarse en el ahora o nunca, cuando el reloj es un enemigo y la presión de la tribuna agobia, que estos hombres casi siempre sacan el marcador y tienen el temple de no dejarse llevar por el ímpetu y la precipitación. Y no entraré al gastado tema del jugar bonito, gustar, dominar un estilo o proponer, pues resulta bien sabido que los juegos de Liguilla son simplemente para ganar y se acabó. Olvídense de todo lo demás, la historia sólo recuerda a los vencedores, a los Campeones y a los que avanzan pues los otros con el tiempo poco a poco pasan a ser simplemente "los perdedores de grato recuerdo". La Final actual entre cementeros y Rayados enfrentará a dos técnicos que hace 10 ó 15 años estaban también en el candelero ganando títulos. De hecho Vucetich dirigiendo a La Máquina le ganó a Enrique Meza una Final de Copa en 1996 cuando Enrique recién había llegado a Toros Neza y ya han pasado 13 años pero ambos han seguido por el camino de las bancas, dirigido a equipos líderes o "sotaneros" y en el caso de Enrique incluso con un paso desafortunado por la Selección Nacional después del cual se repuso. Compartiendo también la estadística de coronar al Pachuca en diferentes épocas son personajes que tienen mil historias que contar, muchas cosas en común y procesos cruzados que les ha enfrentado como rivales en diversos momentos y decenas de cotejos. Por eso también el atractivo de ver quién se queda ahora con este título. Y ya los imagino en las horas previas suponiendo los movimientos del rival, repasando su alineación, imaginando el partido, recordando sus antiguos duelos, leyendo el parado táctico de su adversario, mirando videos una y otra vez. Finalmente, ese es su trabajo. Lo curioso es que hace poco a los dos se les descalificaba suponiendo que "sus mejores años ya habían pasado", pero resulta que Enrique volvió a la actividad con Pachuca y los llevo a un título de liga, CONCACAF, Sudamericana y dos Mundiales de Clubes; mientras Víctor se dedicaba a comentar por televisión cuando a la salida de La Volpe la dirigencia rayada se fijo en él y hoy se dan cuenta que fue una gran elección. Que bueno por ellos y por el futbol, capaz de darles esta nueva oportunidad. Y es que así como se dice que "la pelota no les pide a los jugadores su acta de nacimiento" la banca tampoco lo hace. ¿Quién ganará?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas