La pena de Nery

He sido duro y crítico con él. Incluso algunos piensan que me pasé de la raya y exageré cuando cuestionaba su tardanza para decidir la nacionalidad futbolera.

He sido duro y crítico con él. Incluso algunos piensan que me pasé de la raya y exageré cuando cuestionaba su tardanza para decidir la nacionalidad futbolera y más tarde (y está escrito) tuve que reconocer que valió la pena la espera pues en la Copa América de Venezuela fui testigo directo de su rápida integración al grupo e indiscutible calidad. Han pasado mas de dos años, casi tres, de aquel certamen y la escena de su golazo ante Brasil es recurrente para ilustrar cada nota que habla de él y es que después de ello casi no ha hecho nada. Y no vale la pena enumerar la serie de episodios lamentables en los que estuvo involucrado, los desplantes de soberbia ante la prensa mexicana y su evidente baja de juego. Hoy sin embargo les digo que me da profunda tristeza el momento que vive como ser humano. Nada peor le pudo suceder que lo que vivió en el 2009 con la muerte de su madre primero y su padre después, aunado a su desaparición en las canchas que gradualmente lo marginó también de nuestra Selección. Castillo es un muchacho noble y simpático según todos los que convivieron de cerca con él en las concentraciones, posee condiciones técnicas que no son comunes en nuestros futbolistas, es desequilibrante e inteligente sobre el terreno y tiene gran facilidad para hacer con los pies lo que le dice su cabeza, pero… Hoy resulta también el mejor ejemplo de que el futbol y la vida van de la mano y se juega como se es. Estoy absolutamente convencido que pocos jugadores han sufrido tanto en tan poco tiempo como él y el grado de frustración que debe tener actualmente es enorme. Se fueron los pilares de su familia, la prensa mexicana lo acosa con críticas constantes (bien ganadas y fundamentadas) y a sólo tres meses de darse a conocer la lista para la Copa del Mundo sus posibilidades se diluyen. Para colmo no ha jugado, se lesiona, perdió el nivel y su carta pertenece a un equipo ucraniano que parece empecinado en cerrarse a cualquier negociación. ¿Hacia dónde va su carrera y más allá hacía dónde el ser humano? Me queda claro que lo que vimos hace más de dos años no fue una casualidad y ha sido un desperdicio que su talento no fuera bien encauzado por el destino y hoy sufra con golpes que nadie quisiera recibir. Nery Castillo me da mucha pena y le deseo sinceramente que componga las cosas en su vida y el futbol, en ese orden. No es un hombre viejo y quiero suponer que alguien le ayudará a desatorar su convenio con el Shakhtar y concretar la posibilidad que hoy se le abre de volver al Olimpyakos. Más tarde nada mejor que nuestra liga en México para recibirlo (después del Mundial), con esa sed de revancha que seguro nos tiene guardada. Dicen que "la gente no cambia" pero yo creo que sí, pues los sucesos dolorosos provocan eso y más. Por mi parte confieso haber cambiado radicalmente la percepción que tengo sobre él. Finalmente, su manera de ser fue provocada por su ambiente y los aires de grandeza seguro que ya se le habrán bajado con tantos acontecimientos. Quisiera volver a ver a ese jugador que tanto nos emocionó durante un mes y fue calificado como "la joya escondida"... ¿por qué no? ¿será su retorno a Grecia el principio de esa segunda época?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas