'Tiburo-Blanco-manía'

Y así como (guardando toda proporción) en algún momento la llegada de Maradona a cualquier equipo hacía que la ciudad entera se transformara, ilusionara y moviera al ritmo de sus pasos...

Todo gira alrededor del él. Y así como (guardando toda proporción) en algún momento la llegada de Maradona a cualquier equipo hacía que la ciudad entera se transformara, ilusionara y moviera al ritmo de sus pasos, hoy el fenómeno se vive con epicentro en Veracruz y su ídolo Cuauhtémoc Blanco. No se habla de otra cosa, aún cuando la entrada al "Pirata" Fuente del fin de semana haya sido bastante mala (seguro por el frío) y a pesar incluso de que el Necaxa propinara a los Tiburones su primera derrota al son de dos por uno. Pero basta salir a las calles del puerto para comprobar que "el 10 es Dios". Desde aquella emotiva y sorpresiva conferencia en la que Blanco dejó a muchos con la boca abierta pues cuando ya se le ubicaba en Querétaro o América luego de su retorno de Chicago y de pronto surgió el arreglo con los jarochos y con lagrimas en los ojos dijo que ama a su gente, recuerda agradecido la primera etapa y ahora a pesar de estar en la división de ascenso no siente que baje de categoría si de subirlos al Máximo Circuito se trata. Y así, de buenas a primeras la "tiburo-manía" se volvió a desatar. Igual que hace 20 años (en la campaña 89-90) cuando compraron la franquicia de Potros Neza (ascendido por Vucetich) y de la mano de Héctor Sanabria y Roberto Matosas después le dieron vida a los partidos de nuestra liga con caravanas carnavaleras que viajaban por todas las plazas de nuestra Primera División. Su portero era un yugoslavo de apellido Davidovic y recuerdo entre otros a Horacio Macedo, Marroquín, Rergis, Castañón, Jacinto Ambriz, Paco Ramírez, Horacio Rocha, Eduardo Moses y sus joyas argentinas Omar Palma y Jorge Comas. Más tarde vinieron Adolfo Ríos, Serrizuela, Bauza, Pascual y Chucho Ramírez, Gabrich, Juan Morales y su actual técnico Joaquín del Olmo. Hoy el futbol (que si nos fuéramos aún más atrás tendría que comenzar con la idolatría a Luis de la Fuente) vive una nueva etapa de ilusión y alegría en el puerto. De la mano de Blanco esperan volver al recuerdo reciente (y darle su crédito aún a pesar de las broncas extra futbolísticas a Rafael Herrerías) cuando lograron el liderato general contra cualquier pronóstico. Es un hecho que sí existen jugadores que pueden con su sola presencia cambiar, convulsionar y darle un giro total a las cosas y Cuauhtémoc pertenece a esa élite. El tema es que (como decía el fallecido Dirceu Guimaraes luego de su paso por América) Blanco "les da balones a los compañeros y éstos en su mayoría le devuelven sandías" o lo que es lo mismo el plantel que le acompaña debe desesperar al "10" pues al menos en el primer duelo fue notorio que aún sin estar en ritmo su calidad esta por encima del resto. La aventura será rápida y durará menos que un "norte" en Veracruz pues dentro de 13 semanas Javier Aguirre le estará pidiendo que se reporte con el Tri. Mientras tanto ¿ quién les quita lo felices y emocionados a los habitantes del puerto jarocho? El "rey feo" de su carnaval futbolero sigue siendo la nota de "ocho", la cobertura de los medios los tiene en el "ojo del huracán" y si finalmente uno de los objetivos en el futbol profesional es producir alegrías y esa combinación las produce de sobra... ¿qué más se puede pedir?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas