El Caso Cabañas

Un acontecimiento mediático digno de análisis. Primero sorpresivo e impactante para todos causando indignación, preocupación y búsqueda de respuestas.

Un acontecimiento mediático digno de análisis.

Primero sorpresivo e impactante para todos causando indignación, preocupación y búsqueda de respuestas.

De pronto los medios volcados sin importar si dominábamos o no el lenguaje propio de cada especialidad y convertidos en detectives, analistas de videos, especialistas médicos, cuestionadores de las autoridades, voz del pueblo, etc..   No menos digno de llamar la atención escuchar a figuras del micrófono en otros ámbitos pero neófitos en el futbol hablando del “chileno” Cabañas o el “defensa americanista”, sin el menor conocimiento de este medio.   Hacía años que un personaje público no causaba tal revuelo (tratándose de artistas, políticos o quienes ustedes quieran), pero con momentos iniciales del caso donde por un lado cientos de reporteros esperaban noticias minuto a minuto desde el hospital mientras otros buscaban “pistas” y opiniones en el Bar-Bar, la Delegación Álvaro Obregón y hasta la propia Presidencia de la República.   De pronto todo el país volcado y opinando sobre el tema ¿Quién fue, por qué fue, cómo fue, qué pasó, quién vio, a qué hora, qué hacía ahí, con quién iba? Y cada quien sacando su propia versión de los hechos.

Despliegues tardíos, repartición de culpas, inquietudes sobre los reglamentos en antros, gente famosa ligada al lugar y los involucrados y mas videos mientras al mismo tiempo los Doctores se convertían en rostros cada vez más familiares de tanto estar pendientes del minuto a minuto.   En el caso de los familiares y amigos cercanos a “Chava” el mensaje de “va a salir de esta”, la afición volcada como nunca con su ídolo con manifestaciones impresionantes no sólo de americanistas, todo el medio futbolístico unido como pocas veces, la Directiva Águila pendiente cada segundo, los enlaces en vivo al hospital como sección obligada para abrir cualquier espacio informativo y así durante los primeros 10 días.   Hoy se sabe que afortunada y milagrosamente Salvador efectivamente sigue evolucionando y nadie en sus cinco sentidos es capaz de asegurar que vuelva a las canchas pues la notable mejoría dice que poco a poco y muy lentamente podrá recuperar cada una de las funciones mínimas que se requieren para vivir, antes que entrenar, jugar o estar en un Mundial como irresponsablemente en el alud informativo se escuchó decir a alguien.   Por su parte, las investigaciones que se sabe continúan pero ignorando aún el paradero de los implicados y la exhibición pública de que en nuestro país la corrupción permite que una sola persona obtenga varias identidades avaladas todas con diversos documentos oficiales.   Hoy los noticieros han dejado también de abrir con esa nota pues prioridades como las recientes inundaciones, el drama de los jóvenes en Ciudad Juárez o declaraciones preelectorales son de mayor actualidad.   Muchos amigos, aficionados y lectores me preguntan sobre Salvador, por su salud, lo que ha pasado, lo que seguramente sé y no se ha dicho, pero la verdad es que me encuentro igual que todos.   Con la misma, mucha o poca información que todos conocemos y que evidentemente ya no fluye igual.

Mientras todo sucede, en la cama de un hospital hay un hombre que aparentemente ya salvó la vida, pero aún no es conciente del episodio que lo tiene postrado desde hace tres semanas.   Y pregunto ¿Cómo irán las cosas en un mes?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas