'La bola del pasado'

Veo en ella a un hombre que llega a dirigir a la Selección de México… Tiene el pelo negro y rizado y cuando lo presentan promete que su mentalidad es triunfadora y México puede ser campeón...

Veo en ella a un hombre que llega a dirigir a la Selección de México… Tiene el pelo negro y rizado y cuando lo presentan promete que su mentalidad es triunfadora y México puede ser Campeón del Mundo en Sudáfrica… muchos se burlan del "macho". Veo a ese mismo hombre llamando a jugadores borrados por su odiado antecesor y dándole forma a un equipo que viaja a la Copa América de Venezuela, donde llega al tercer lugar…

Veo claramente como un futbolista que nació en San Luis Potosí de padre uruguayo y creció en Grecia es el nuevo ídolo pues sus actuaciones son espectaculares…

De pronto la "bola del pasado" se oscurece y muestra un nubarrón en California que deja fuera a México de los Juegos Olímpicos y el futbol mexicano se alborota… hay muchas caras… están buscando a alguien…

¡Ya lo encontraron!... se trata de un sueco muy elegante y educado que nos abrirá los ojos y ayudará con una visión fresca y sin ataduras a ningún grupo para refrescar el ambiente contagiándonos de su espíritu triunfador…

Ahora veo a ese mismo señor con problemas para hablar en español, pero haciendo esfuerzos por darse a entender, va y viene a todos los estadios, sonríe, anota miles de cosas… nunca se enoja, trabaja mucho, promete cosas… pero le va mal, muy mal.

Otra vez la cosa se pone gris y tiende al negro… casi se bloquea cualquier señal de luz… ¿Qué pasa?....

No, no es la "bola del pasado" la que esta mal… hay de nuevo una búsqueda de rostros.

Le están rogando a alguien que de principio dice que no quiere venir y ¡Ya lo convencieron!.... ¡Aleluya!

¿Quién será? parece conocido, la gente lo quiere, todos lo aplauden, comienza a ganar, está calificando al Mundial…

 ¡Y ya lo logró!

Ahora veo que miles… no, son millones, están con él, brincan, celebran y le dan gracias.

Es un personaje que habla y su voz mueve a las masas, las alienta, pero también se le va la lengua de repente y hay escándalos pues el nuevo líder nacional no puede hacernos dudar.

Veo ahora que todo se olvida cuando su equipo gana a quien sea y como sea.

Ahí están también varios chamacos que quieren ir al gran evento… corren, luchan, se entregan y tienen a todo el país ilusionado.

En sólo unos minutos mi "bola del pasado" ha recorrido casi cuatro años… ¡Atención… veo que algo se acerca… es una fecha… un enorme estadio se encuentra lleno y todo el planeta está atento a lo que va a pasar ahí dentro…!

Pero no hay más… la bola tiene un límite de fechas y no se puede adelantar ni un segundo a lo que viene, pero me deja una reflexión. "Si todo eso sucedió y nadie lo hubiera imaginado ¿por qué no soñar que una "bola del futuro" nos muestre que la Selección Mexicana está por hacer cosas que nunca antes ha logrado?

¿Suena utópico o acaso más inverosímil que todo lo sucedido en este proceso que está a tres meses de llegar a su fin?

Y yo pregunto… ¿Si alguien a finales del 2006 nos cuenta lo que iba a suceder hasta hoy le hubieran creído?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas