Futbol sin gremios

¿Hace cuánto no se “unían” los jugadores (aunque sea 13) para reclamar algo? Sin irme a los intentos de Carlos Albert, Antonio Mota y algunos otros que en los setentas sacrificaron su carrera.

¿Hace cuánto no se “unían” los jugadores (aunque sea 13) para reclamar algo? Sin irme a los intentos de Carlos Albert, Antonio Mota y algunos otros que en los setentas sacrificaron su carrera en aras de buscar la creación de un sindicato, seguramente el acontecimiento más cercano fue aquella famosa “rebelión” de 1993 cuando antes de viajar a la Copa América de Ecuador el grupo de seleccionados no quiso subir al avión si antes no eran escuchados por los directivos con un “pliego petitorio” encabezado por un “no más draft”. Como suele suceder, aparentemente fueron atendidos y los colmilludos dirigentes les prometieron revisar el asunto. Ustedes saben la historia, disfrazado de “régimen de transferencias” el mercado de piernas siguió (y hasta la fecha) exactamente igual, los futbolistas tuvieron que viajar y los que en algún momento se deslindaron del grupo organizador quedaron marcados por sus compañeros como “esquiroles” en el caso de José Manuel “Chepo” de la Torre, Carlos Hermosillo y Roberto Ruiz Esparza. De entonces a la fecha cada quien ve para su santo. Al que le va bien poco le importa quien no cobra en otro club, o al que marginan injustamente, el que se queda sin trabajo y ni pensar en ser solidario con los de las divisiones inferiores. Exactamente igual que pasa en todos los rubros de nuestro futbol. ¿O acaso ustedes han visto que los Directores Técnicos se unan para buscar un bien común? Alguna vez hace casi 10 años algunos se juntaron por su cuenta para dar ideas y cobijados aparentemente por la Federación Mexicana de Futbol tuvieron un par de encuentros para buscar que como gremio opinaran sobre calendarios, temas arbitrales, contractuales y sugerencias para mejorar la Liga. Les dieron el “avión” primero y luego el “movimiento” se diluyó. Lo mismo que los árbitros que alguna vez muy valientes se encerraron en el Centro de Capacitación reclamando por la presencia de Aarón Padilla al frente de su Comisión. En dos minutos llegaron las máximas autoridades les pusieron su “hasta aquí” y todo siguió igual. Pero tampoco los periodistas podemos ver “la paja en el ojo ajeno” pues somos igual o peor. Cada medio busca cómo deben ser sus exclusivas y la mejor forma de hacerle llegar a su público la información y eso es normal, pero cuando se trata de hacer causa contra un veto, una injusticia o pedir mejores condiciones de trabajo, cada quien se rasca con sus uñas. En México no sabemos trabajar en equipo, ni pelar cuestiones justas por un bien común y se sigue prefiriendo nadar en solitario y sólo reclamar “ayuda del gremio” cuando nos estamos ahogando, antes no. Hoy los trece jugadores firmantes de la famosa carta a la Federación son lamentablemente sólo eso, trece…¿y los demás, los que no fueron a la fiesta, los que no son seleccionados, los que también son futbolistas profesionales? El colmo es que en la FMF hay una “Comisión del Jugador” que en este caso ni siquiera ha podido abrir la boca pues obviamente está bajo el “cobijo” de la parte “castigadora” y obvio es que no va a atentar contra sus jefes directos. ¡Que bonita familia del futbol tenemos cuando se trata de unirse! Lo mismo pasa creo yo en los llamados “deportes de conjunto” encabezados por el futbol que normalmente no funcionan cuando se trata de grupos y dependemos más de las individualidades… ¿O acaso me equivoco?

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas