La versión de Carmona

No quiero ponerme de ningún lado porque desconozco quien dice la verdad o quién miente. El tema es que desde que en el año 2005 se conoció el famoso caso “Carmona-Galindo” se han generado dudas.

No quiero ponerme de ningún lado porque desconozco quien dice la verdad o quién miente.

El tema es que desde que en el año 2005 se conoció el famoso caso “Carmona-Galindo” se han generado dudas, sospechas, hipótesis y un sinfín de conjeturas a falta de transparencia. Estamos en el 2010 y yo al menos sigo en las mismas.   ¿Se acuerdan que hace un lustro cuando la primera versión es que regresaban a los jugadores “por una indisciplina” se dijeron barbaridades que involucraban mujeres, alcohol, faltas de respeto, irresponsabilidad e incluso asuntos más graves?   En aras de defender los “códigos internos” se intentó no ventilar detalles, aunque el tiempo hizo que la FIFA obligara a la Delegación Mexicana a dar una explicación. Pero ahí comenzó a rodar esta bola de nieve.   Primero dijeron que “no era doping” e incluso embarcaron a Joseph Blatter a confirmar públicamente esa versión y luego el “oso” al reconocer que ese era el motivo. Tremenda “cruzada” con el Mandamás del futbol.

Más tarde vinieron las conjeturas.   Por un lado los jugadores involucrados (Salvador Carmona y Aarón Galindo) aplicaron la “ley del hielo” a todo mundo y jamás abrieron la boca aguantando “a pie firme” todas las criticas e incluso burlas que se hacían sobre ellos.   Luego, ya más en serio, la FIFA exigió a la FEMEXFUT una investigación a fondo e incluso citó a los implicados en Zurich para conocer sus versiones. Y ahí comenzó otra novela.   Guillermo Cañedo White fue un hombre clave para tratar de negociar con FIFA un castigo mínimo por la falta y la mentira y fue él quien se encargó de encabezar la Delegación del arrepentimiento.   Fue así como todos los involucrados  ( La Volpe, Cantú, Alberto de la Torre y el Dr. Nicolás Zarur entre otros) comenzaron a rendir sus declaraciones tanto allá como en los medios nacionales que seguían exigiendo respuestas. A medida que la fecha de la deliberación se acercaba, el temor de una sanción ejemplar también.   Pero aparentemente todo terminó con la entrega de una “cabeza” y el “chivo expiatorio” elegido fue el Doctor Zarur quien cargó con toda la culpa y en teoría con eso se le dio “carpetazo” al asunto.

Hasta ese momento todos sabíamos que al futbol mexicano no le había ido tan mal.   Si es que ya se conocía que los jugadores estaban conscientes de su doping y no lo informaron, entonces el castigo parecía parar ahí e incluso en México el tema se dirigió a Cruz Azul, sus preparadores físicos, encargados del gimnasio y otros “sospechosos” de administrar las sustancias prohibidas.   Pero vino la reincidencia de Salvador Carmona cuando cumplida su suspensión volvió a dar positivo en nuestra Liga e incluso provocó que Cruz Azul perdiera un juego de Liguilla ante Pachuca.

Y ahí entonces ya no hubo manera que la FMF lo apoyara en nada y comenzó un litigio que aún sigue pues el futbolista exige una compensación por daños y perjuicios a su persona pues apoyado en la Ley Federal del Trabajo se sintió despojado de su fuente de empleo injustamente.   Mientras todo eso sucedía jugadores como Oswaldo Sánchez en tono irónico han seguido diciendo ¿Y ustedes (la prensa) de verdad creen la versión que les dieron? Y entonces vuelve a abrir las sospechas de algo más grave.   Retumban también aquellas palabras del ex Director de Selecciones, Guillermo Cantú, que días después de estallar el caso y aún en Alemania dijo… “la falta que cometieron es tan grave que yo no sé si podrían ver de frente a sus familias” y otras cosas por el estilo ¿Qué parte de la historia seguimos sin conocer?   Lo último es la nueva declaración de Carmona que luego de tener meses y meses amagando con “decir toda la verdad” ahora señaló que “directivos y Cuerpo Técnico ya sabían que daría doping positivo y aún así lo obligaron a jugar”.   No dudo que faltan muchos capítulos y los implicados le exigirán que pruebe lo que dice. Esta historia parece no tener fin ¿Ustedes creen que hay algo más grave? Porqué yo, ya no sé ni que pensar.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas