Futbol morboso: Futbol KO

Si el futbol mexicano no tuviera "Liguilla", el Pachuca se hubiera coronado hace un mes, igual que como sucedió con el Inter de Milán en Italia o con el Olympique de Lyon en Francia. Lo reconozco,...

Si el futbol mexicano no tuviera "Liguilla", el Pachuca se hubiera coronado hace un mes, igual que como sucedió con el Inter de Milán en Italia o con el Olympique de Lyon en Francia. Lo reconozco, el asunto hubiera sido terriblemente aburrido. A cambio, a partir de hoy comenzamos a planear tres semanas que serán extraordinarias, con doble ración de futbol, para tener siempre un pretexto para llegar a casa o también, para no llegar. Los miércoles y los jueves tendremos la extraña sensación de que nos saben a domingo, eso sin sumar las emociones de la Copa Libertadores y las exquisitas finales por las Copas de Europa.     

Lo confieso, me encanta de mes de Mayo porque soy un aficionado morboso, un hincha que adora las situaciones límite, los choques dramáticos, los jugadores que se visten de héroes, los futbolistas que acaban la tarde como villanos, y eso, sólo ocurre en su verdadera dimensión, cuando el futbol entra a los terrenos del "Knock Out System", al mundo de las Copas, de los partidos sin mañana, de los escenarios de "vida y muerte", en otras palabras, la eliminación directa.

Es una lástima que en México no tengamos un Torneo de Copa, como sucede en Europa, y me refiero a una auténtica competición copera entre equipos de Primera y de Segunda, con un gran sorteo que generara expectación, con rivalidades e historia, con tumbos de los clubes grandes y hazañas de los equipos chicos. Imagínate que la gran Final, como ocurre en Inglaterra, se jugara a un sólo partido en el Estadio Azteca, y que un día sí y otro no, un club de pueblo tuviera el honor de enfrentarse a un equipo millonario. Esa clase de historias unen a un país.

Pero hace mucho que esto dejó de ser posible, un poco por saturación de calendario, por la falta de tradición e identidad de los clubes de las categorías inferiores, y otro tanto porque a cambio tenemos estas tres semanas de Liguilla, las cuales suplen nuestra morbosa necesidad de ver cómo otros se desgarran al vivir emociones al límite. Por eso ¡Prepárate! Porque dos veces al año el futbol mexicano nos da la oportunidad de vivir una época trepidante, un periodo en el que resurge la mística, en el que las camisetas pesan, los árbitros palidecen, la presión carcome, y el futbol se agita, se enrojece, se acelera.  

Me gustaría decirte que la justicia de la temporada regular se impondrá en esta Liguilla; que Pachuca será Campeón porque fue el más consistente, el más brillante; que Chivas llegará a la Final y nos regalará otro partido frenético en el Estadio Hidalgo; que el América terminará llorando tras perder con el Guadalajara en otra Semifinal histórica, y que Cruz Azul cumplirá 10 años sin un campeonato porque la verdad es que el futbol que mostró de Enero a Abril no alcanza ni para estar entre los cuatro mejores.  Sin embargo, la realidad será otra porque la eliminación directa demanda virtudes distintas a las del torneo de Liga. En este mundo del "Knock Out System" gana quien llega más motivado, menos quemado, el que soporta mejor la presión, el que tiene más experiencia. Y por eso anticipo, basado en mis vísceras y en mis ilusiones, que América no será campeón porque lo reventarán las horas de vuelo y los viajes a Sudamérica. Predigo que Cruz Azul, que carga una losa pesadísima, sufrirá con Tecos porque es el menos presionado de los invitados. Imagino que Chivas no lucirá ante Tigres porque el "Capello" hará hasta lo imposible por neutralizar la máxima virtud rojiblanca: el espectáculo; y sospecho que Pachuca luce tan en forma, tan centrado, tan perfecto, que sólo la locura atacante de un equipo que ya se acostumbró a vivir al borde del drama, como Santos, podría desquiciarlo. 

Es muy probable que todo esto no te guste y que esperes agazapado a que cometa el primer error para lanzarte sobre mí con todas tus críticas, y la verdad es que no te culpo, al contrario, este es el juego que me gusta jugar, porque como te lo dije al inicio, soy un aficionado morboso, un hincha que adora las situaciones límite, y que disfruta esta época de partidos a eliminación directa, como pocas en el año. Prepárate para el Knock Out, porque sólo uno de los ocho contendientes saldrá de la Liguilla por su propio pie. A mí no me preocupa, al contrario, me encanta.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas