Muchas críticas, pocas propuestas

Escojan el calificativo que les guste para la Selección de Hugo. Este lunes en los periódicos he recopilado para ustedes desde lugares comunes, frases hechas, adjetivos duros, escandalosos, y por...

Escojan el calificativo que les guste para la Selección de Hugo. Este lunes en los periódicos he recopilado para ustedes desde lugares comunes, frases hechas, adjetivos duros, escandalosos, y por ahí alguno divertido: "Predecible", "sin variantes", "no juega a nada", "sin propuesta", "sin pies ni cabeza", "sin sistema de juego", "rígida", "como los cangrejos", "sin juego de conjunto", "estática", "vulnerable", "vamos para atrás", "lamentable", "pobre", "paupérrimo", "gris", "sin alineación", "sin conjunción", "Temodependiente", "desastre", "desgracia", etc.

¿Cuántas veces los has escuchado antes? Y la lista podría continuar pero la verdad es que todos los epítetos me suenan a lo mismo y ya me aburrí. Podemos pasarnos los próximos tres días flagelándonos porque perdimos contra Honduras y porque la Selección tuvo una semana terrible; podemos buscar frases más ocurrentes, hacer críticas más severas, comparar al técnico nacional con Enrique Meza o con La Volpe, revivir viejas declaraciones, burlarnos de los pretextos de Hugo, pero… ¿de qué sirve todo esto si no resolvemos el problema?

Dentro de esta catarata de críticas he escuchado a muy pocos expertos (y me refiero a los que jugaron futbol o dirigieron equipos) proponer una solución puntual para aliviar este asunto, y en serio se los digo, cuento con los dedos de una mano las propuestas que he escuchado. Si no queremos entrar de nuevo al círculo vicioso que se genera con cada entrenador nacional, hagamos algo por romper esta tendencia que siempre nos lleva al mismo lugar.

Cambiamos el punto de partida. Hagamos una pregunta distinta. En este caso el cuestionamiento es muy simple: ¿Qué diablos vamos a hacer para GANAR?

Estas son las propuestas que encontré en la prensa este lunes, y lo que pienso de ellas:

-"Poner a los mejores hombres": Y yo me pregunto ¿Quiénes son? ¿Quién debe jugar en el ataque? Cuauhtémoc es el mejor, según mi opinión, pero está suspendido, entonces… está difícil poner a los mejores. Sería mejor que en lugar de soltar esta frase al aire, los expertos señalarán el once que debe iniciar ante Panamá. Pero por supuesto, esto conlleva un gran riesgo para su credibilidad.

-"Un equipo que sepa a qué juega": Mismo asunto. Las frases hechas no ayudan en nada. Si después de seis meses de ensayos los jugadores aún no saben a qué juegan, ¿lo sabrán para el miércoles?

-"Jugar en bloque": En teoría debimos llegar a la Copa de Oro jugando "en bloque". Díganme cómo le hacemos de aquí al miércoles. ¿A quién ponemos a jugar? ¿A quién sacamos?

Y de la misma forma, también podemos seguir así con las propuestas, pero tampoco llegaríamos muy lejos. Y alguien podrá decirme que no es trabajo de los analistas poner alineaciones ni plantear estrategias, y tendrán razón, para eso se contrató a Hugo.

Por eso, dentro de todas las opiniones que recojo este lunes en la prensa, me quedo con la menos escandalosa y la más mesurada, con la menos protagónica y la más sensata: "Paciencia… hay que tener paciencia", nos dice Manuel Lapuente, el entrenador más ganador del futbol mexicano en la última época. Sé que a nadie nos gusta escuchar esto, pero la verdad, es que a estas alturas, ya no queda de otra. Hay que confiar en Hugo y esperar a ver que ocurre.

Todo lo demás, sólo enturbiará las aguas.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas