Dinero=Doping

El Tour sufre porque Francia es el primer enemigo del doping en el mundo y, al mismo tiempo, el país que más ama el ciclismo. El Tour está en crisis porque en Francia el dopaje constituye un...

El Tour sufre porque Francia es el primer enemigo del doping en el mundo y, al mismo tiempo, el país que más ama el ciclismo. El Tour está en crisis porque en Francia el dopaje constituye un crimen contra la salud y es un delito que la policía persigue de oficio bajo penas de cárcel. El Tour, el viejo Tour, respira bajo sospecha porque en este deporte los atletas se someten a más pruebas de sangre -no de orina- que nadie en el mundo y aun así hay quienes intentan pasarse de listos con tal de reclamar la añeja gloria de "la grande boucle" y los millones que genera.

Se equivocan los que piensan que el Tour de Francia es el único culpable de la crisis de credibilidad que padece el ciclismo, y se equivocan aún más los que van por el mundo creyendo que el resto del deporte, el futbol, el futbol americano, el béisbol, el básquetbol, están completamente limpios, sólo porque no salen casos de dopaje positivo frecuentemente. Basta con que esos atletas salgan de la burbuja que los protege –en este casos sus ligas- para que los escándalos de dopaje broten como hongos después de la lluvia, y si no me creen, pregúntenle a Salvador Carmona, o a los beisbolistas y pesistas mexicanos que salieron positivos antes de los Panamericanos.

Ahí está Barry Bonds, un atleta "legal" dentro de los parámetros de su liga (MLB), pero que fuera de ella, hace mucho que estaría suspendido. Lo mismo ocurre en la NFL, donde se castiga más a los jugadores por el consumo de drogas sociales, como la mariguana y la cocaína, que por sustancias que mejoran el rendimiento del atleta y por consiguiente, el espectáculo. Por supuesto, que de vez en cuando, como para mantener las formas, estas ligas dan a conocer algún caso de dopaje para que los controles tengan alguna credibilidad y para castigar al que verdaderamente ya se "le pasó la mano", o en este caso, la jeringa. Sin embargo, la manga suele ser muy ancha.

¿Cuántos exámenes antidoping por sorpresa le han hecho a Barry Bonds? ¿Cuántas veces ha sido perseguido como se hace con los ciclistas profesionales? ¿Cuándo ha tenido que informar sobre los lugares donde estará los próximos tres meses para que pueda ser sujeto a un control sin previo aviso? Y como Barry, a muchos otros en las ligas de Estados Unidos, en México y en cualquier parte del mundo, donde el deporte profesional sea una industria multimillonaria.

Donde hay dinero, suele haber dopaje, esa es una triste realidad. Así que podemos seguir haciéndonos tontos creyendo que con los millones de dólares que se mueven en la NFL, la MLB, la NBA, o incluso en ligas menores como el futbol mexicano, el béisbol nacional, o en el futbol americano universitario, no hay atletas que recurren cotidianamente a las sustancias prohibidas para mantener su estatus dentro de la competencia.

Apenas la semana pasada, la Federación Mexicana de Futbol anunció que dejará de realizar los exámenes antidoping en los laboratorios de la CONADE y enviará las muestras a un laboratorio en Cuba que sí está certificado por la Agencia Mundial Antidopaje. Esto supone un llamado de atención a todos los jugadores del futbol mexicano para que se alineen dentro de las normas internacionales. Al mismo tiempo, en un esfuerzo noble y preventivo, la Comisión del Jugador, que encabeza el atlantista Mario Hernández Lash, presentó "ANTIDOPING: Manual de sustancias prohibidas en el deporte", un libro de bolsillo que se le regalará a todos los futbolistas de la Primera División.

Hay dos maneras de reaccionar ante el grave problema de salud que supone el dopaje, una de ellas es hacer como que nada sucede y dedicarse a "cuidar" los millones que genera el espectáculo del deporte, lo que a la larga pagarán los atletas con su vida; y la otra, ser valiente, frontal y declararle la guerra al dopaje, cueste lo que cueste, como lo están haciendo Francia y el viejo Tour.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas