¡Un verano millonario!

El futbol mexicano empieza a creérsela y se mira al espejo con seguridad. Lo que antes era una liga sin proyección internacional y limitada a disputar los intrascendentes torneos de la CONCACAF,...

El futbol mexicano empieza a creérsela y se mira al espejo con seguridad. Lo que antes era una liga sin proyección internacional y limitada a disputar los intrascendentes torneos de la CONCACAF, es hoy una de las competencias más potentes del continente, con clubes contendientes en los trofeos de la CONMEBOL, uno de los mercados más atractivos para el futbolista sudamericano, y ahora, hasta foco de atención para los clubes europeos.    ¡CUARENTA MILLONES EN TRES AÑOS! Los últimos tres veranos son prueba de este crecimiento. Hace unos días, el futbol nacional consumó las transferencias más rentables de su historia al colocar al mediocampista del Atlas Andrés Guardado, en el Deportivo La Coruña por casi 10 millones de dólares y al defensa colombiano del Pachuca, Aquivaldo Mosquera, por 11 millones de dólares al Sevilla.

El año pasado, tras la fiebre mundialista, fueron Pavel Pardo (1.2 mdd), Ricardo Osorio (4.4 mdd), Carlos Salcido (6.8 mdd), y Francisco "Kikín" Fonseca (3 mdd) los que se fueron VENDIDOS -no prestados, como sucedía antes- a Europa. En el 2005, luego de dejar una gran impresión en la Copa Confederaciones, Jared Borgetti (2 mdd) fue contratado por el Bolton Wanderers y se convirtió en el primer mexicano en jugar en la Premier League. En tres años, al futbol mexicano ha ingresado casi 40 millones de dólares, sin contar al juvenil Carlos Vela, quien fue adquirido por el Arsenal.   MOSQUERA NO ES EL ÚNICO Además de estos nombres, un puñado de futbolistas extranjeros como Mosquera, han encontrado en los clubes mexicanos el aparador adecuado para mostrarse en el mercado internacional, gracias a las exitosas participaciones en la Copa Libertadores y Copa Sudamericana.

Así ocurrió con el ítalo-argentino Mauro Camoranesi quien dejó Cruz Azul para fichar por el Verona; el "Guille" Franco, quien seis meses antes del Mundial de Alemania, fue vendido por el Monterrey al Villarreal; el venezolano Juan Arango, quien maduró en el futbol mexicano en clubes como Monterrey, Pachuca y Puebla, antes de fichar por el Mallorca; o el defensa argentino Fabricio Fuentes, quien pasó del Atlas al Villarreal. ESTE ES EL CAMINO El futbol mexicano está dando para todos y los millones que están ingresando fortalecerán la posición de los clubes con respecto a sus rivales en los torneos sudamericanos. Si México desea conquistar pronto la Copa Libertadores y mantener su hegemonía en la Copa Sudamericana, debe mantener esta tendencia positiva.

Los trabajos de scouteo y desarrollo que realizan clubes como Atlas y Pachuca, entre otros, son la clave en este modelo que, desde hace varias décadas, implementaron con éxito clubes como el Ajax, Mónaco, Arsenal o PSV.

Atlas y Pachuca se están labrando un nombre a nivel internacional en lo que a cooptación y formación de jugadores se refiere. Que se cuiden sus rivales, porque si estas organizaciones se siguen embolsando cantidades millonarias como las de este verano, después será muy difícil detenerles en la cancha.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas