El hijo de la Pantera

No. No es Insúa. No es Suazo. Tampoco es el "Bofo", ni el "Kikín", ni Bravo. No lo son el "Chelito" ni Richard, todavía no... Mucho menos Castromán. La figura de esta Liga luego de seis Jornadas...

No. No es Insúa. No es Suazo. Tampoco es el "Bofo", ni el "Kikín", ni Bravo. No lo son el "Chelito" ni Richard, todavía no... Mucho menos Castromán. La figura de esta Liga luego de seis Jornadas es un poderoso veinteañero ecuatoriano, tan hábil como potente, tan bajito como explosivo, llamado Christian Benítez, un cartucho de pólvora envuelto por músculos.      

Lo primero que llama la atención de Christian es su portentoso físico. Tiene cuerpo de gimnasta olímpico, apenas 1.68 mts. de estatura, compacto y brioso, ágil y nervudo. Nació en Pichincha, Ciudad de Quito, sin embargo heredó el extraordinario ADN de los futbolistas del Valle del Chota, la provincia tropical al norte de Ecuador, donde nació su padre, Emen "La Pantera" Benítez, máximo goleador en la historia del club El Nacional y primer ecuatoriano en emigrar a Europa, cuando en 1986 fichó por el Jerez de España.

Por atletas sorprendentes como Benítez, el Valle del Chota ha sido motivo de numerosos estudios antropológicos. De esa pequeña población afroecuatoriana de sólo 5000 habitantes dedicada a la agricultura han surgido futbolistas como el goleador Agustín Delgado, el volante del PSV, Edison Méndez, el defensa de la Liga Premier de Inglaterra, Ulises de la Cruz, y el seleccionado Giovanni Espinosa, todos ellos fuerzas de la naturaleza que se han destacado en el futbol internacional. Christian lleva esa sangre y por eso no resulta extraño que, a los 21 años, sea considerado uno de los delanteros más sobresalientes de Sudamérica con apenas 21 años.

"Chucho" como prefiere que le llamen (todavía tengo pendiente averiguar por qué) en lugar de "Panterita" en alusión a su padre, destacó desde muy joven en las inferiores de El Nacional, el club del ejército, y luego de una temporada de 16 goles llamó la atención del Villarreal, Spartak de Moscú, el Estrella Roja de Belgrado y por supuesto del seleccionador nacional de su país. De hecho, con 20 años recién cumplidos, Christian fue la gran sorpresa en la lista de Luis Suárez para Alemania 2006. Ahí le vimos unos minutos ante Alemania lo que confirmó su condición de delantero del futuro para Ecuador.

Benítez soñaba con Europa, pero el futbol mexicano, y Santos Laguna en particular, lucen como una escala perfecta para completar su proceso de madurez futbolística. Por lo pronto, Christian es el refuerzo más consistente, rentable y espectacular de la Liga. Lleva cuatro goles y una docena de jugadas memorables para la tribuna. Se trata de una mina vagante en la cancha, un tipo capaz de crear por sí mismo jugadas de gol, una fuerza de la naturaleza, otro heredero del Valle del Chota.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas