Ahí les va uno del ';Temo';…

Siempre me mantuve al margen. Confieso que por más que lo intentaba, el asunto me resultaba aburrido y con poco sentido. ¿La Major League Soccer? ¡Bah! Siempre he tenido mejores cosas que hacer,...

Siempre me mantuve al margen. Confieso que por más que lo intentaba, el asunto me resultaba aburrido y con poco sentido. ¿La Major League Soccer? ¡Bah! Siempre he tenido mejores cosas que hacer, que preocuparme por el futbol de los Estados Unidos. Antes prefería indagar como andaban las cosas en la Liga Premier de Inglaterra, en la de España, en Italia, en Holanda, en Argentina, en la natación, en el ciclismo, en la Temporada de Ski, en el Campeonato Mundial de Ajedrez, que perder mi tiempo investigando sobre los "Hechiceros" de Kansas City, la "tripulación" de Columbus, o los "Rápidos" de Colorado. A lo más que llegué, en alguna ocasión, fue a revisar la página de Internet del New England Revolution, y eso porque tenía un buen amigo trabajando allí.

¿Por qué diablos tú o yo debíamos consumir futbol de la MLS teniendo tan buenas ofertas en otros países comenzando por el nuestro?

Y miren que desde que la MLS nació, en 1996, siempre ha tenido a algún mexicano en su roster de celebridades, pero ni Jorge Campos, ni Hugo Sánchez, tampoco Carlos Hermosillo o Luis Hernández, ninguno fue capaz de conmovernos lo suficiente, al menos a los que vivimos en territorio mexicano, para que durante todos estos años le prestáramos atención alguna a esta insípida liga. La verdad es que a nadie nos interesaba un futbol raro como ése; una competencia que se disputa de Abril a Noviembre, con un calendario en el que sus clubes lo mismo pueden jugar un domingo, un martes o un viernes, y carente de tradición, de rivalidades y leyendas, que al final son el "pan y la sal" de este gran juego.

Fue hasta este verano, luego de intentar con figuras inolvidables como Mathäus, Stoichkov, Valderrama o Walter Zenga, en que la MLS por fin acertó con dos fichajes mediáticos. Primero el de David Beckham, quien lesionado y todo disparó la imagen de la MLS hacia todo el planeta; y el segundo, Cuauhtémoc Blanco, quien con su incendiaria personalidad, motivó al gran mercado mexicano, aquí y allá, a demandar goles, resúmenes, tablas de posiciones, para ver que ocurre con el "diez" del Fire en Chicago.

Es en este momento cuando me doy cuenta de que el poder del "Temo" es más grande de lo que me imaginaba. Tras su salida del América, el ídolo tepiteño ha dejado un vació de atención en México y las televisoras mueven cada semana sus antenas parabólicas para captar algún detalle: un gesto, un "corte de manga", un toque de fantasía, una "Temo-señal" o una bronca provocada por este héroe irreverente.

No se trata sólo de futbol, sino del protagonista en su totalidad. Cuauhtémoc es un personaje de consumo popular, su vida es un "reality show" primigenio; sus gestos nos atraen, sus palabras nos hacen reír, sus jugadas nos fascinan, sus goles nos cautivan, sus peleas nos entretienen, sus amores nos asombran; es como "Pepito", el de los chistes, el simple hecho de mencionarlo, ya nos predispone al buen humor, nos divierte.

Tal vez por eso, es la primera vez en una década que a mí me interesa algo de la MLS. Al menos, saber qué pasa con el "Cuauh" cada semana, qué aventura vivió, qué gol metió, con quién se peleó, a quién se la mentó. Hoy que está en los Estados Unidos y en los últimos años de su carrera, Cuauhtémoc ya no es el tema central del futbol mexicano, pero la gente lo seguimos buscando porque se trata de un personaje irrepetible.

Hoy, el "Temo" ya no ocupa las portadas de los diarios, es más bien, como la infaltable tira cómica que aparece los domingos, ésa que siempre viene a colores y que nos gusta leer primero; esa caricatura breve, fácil de entender, sorpresiva y amena, que no nos perdemos nunca. Si los chistes tienen a "Pepito", a los "gallegos", a los "gangosos", y "a un japonés, a un gringo y a un mexicano", el futbol tiene a Cuauhtémoc para alegrarnos la tarde. La MLS dio en el "Blanco".

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas