Ideas para el nuevo trofeo

Si fuera escultor no lo dudaría ni un segundo. Habría puesto ya "manos a la obra". El problema es que las artes manuales nunca han sido mi fuerte y de involucrarme en este concurso, el resultado...

Si fuera escultor no lo dudaría ni un segundo. Habría puesto ya "manos a la obra". El problema es que las artes manuales nunca han sido mi fuerte y de involucrarme en este concurso, el resultado –estoy seguro- sería infame. Por eso me limitaré exclusivamente a aportar algunas ideas y a encaminar el ejercicio creativo por el que habrán de pasar tipos mucho más diestros en estas artes que yo.

¿UN NUEVO TROFEO PARA EL CAMPEÓN DE LIGA?

La idea me encanta. Ya era hora de que alguien tomara la iniciativa y se preocupara un poco por la estética del máximo símbolo de victoria del futbol nacional. Y no se trata sólo de que el trofeo actual sea grotesco, el problema pasa por su intrascendencia y su bajo poder simbólico. Lo mismo ocurría con el Citlalli, reconocimiento que durante muchos años se otorgó a los mejores jugadores de la liga. La verdad es que el Citlalli no era feo, sino lo que le sigue, tanto que Luis García tenía un par de esas piezas, medio destartaladas, en el rincón más apartado de su casa, mismas que usábamos para premiar a los ganadores de los torneos de dominó que alguna vez organizamos allí.   ES TIEMPO DE APORTAR IDEAS PARA NO QUEJARNOS DESPUÉS

¿Cómo te gustaría a ti que fuera el nuevo trofeo para el Campeón de Liga? ¿Grande? Busquemos ejemplos, entonces. Ahí está la gigantesca Copa Stanley, que mide 89.54 centímetros de altura y pesa 15 kilos, y se entrega al campeón de la NHL (hockey sobre hielo) en Norteamérica. Lo mejor del trofeo es que crece cada año ya que se agregan anillos a la base para inscribir el nombre de todos los jugadores que la han ganado. En ese rubro de piezas de grandes dimensiones también se encuentren la Copa América y la Copa Libertadores, ambas son espectaculares y reflejan su condición de competencias continentales.  ¿LO PREFERIRÍAS PEQUEÑO, CASI DIMINUTO?

No hay que descartar opciones. "The Ashes", la urna de madera que se entrega al ganador de la mítica serie de cricket entre Inglaterra y Australia, mide sólo 15 centímetros. La Copa del Mundo de la FIFA podríamos catalogarla dentro de los premios relativamente pequeños ya que mide sólo 36 centímetros de alto, pesa 5 kilos de oro sólido, y es posible tomarla con una sola mano. Es bella como pocas, y una verdadera obra de arte en sí misma.   ¿ORIGINAL? ¿MEXICANO?

El Abierto Mexicano de Tennis ya nos puso el ejemplo con el "Guaje" de plata que se entrega a los ganadores del torneo en Acapulco. Es un buen esfuerzo, pero ustedes dicen si quieren ver al Capitán del club de sus amores besando un trofeo con forma de calabaza ancha.

¿MUY VALIOSO? 

Podríamos pecar de "nuevos ricos" e inventarnos algo similar a la "Raqueta de oro y Diamantes" que se entrega al ganador del torneo de tennis de Amberes. Pero la verdad es que terminaría siendo un dolor de cabeza tener que resguardarlo y en lugar de habitar en la vitrina de un club, su morada final sería la bóveda de un banco.

¿CLÁSICO?

Como ejemplos de sobriedad y elegancia ahí tenemos la Copa de Europa, la famosa "orejona"; pero nos veríamos muy mal fusilándonos el diseño. En este rubro tenemos también la Copa UEFA, la FA Cup de Inglaterra, el trofeo de la Premier League, todas ellas ejemplo de tradición, además de la Eurocopa, más pequeña, menos famosa, pero igual de fina. 

¿MODERNISTA? 

También están los trofeos innovadores como la Copa de Oro de CONCACAF, una copa con forma prismática con un toque "Art-decó"; o el trofeo que el Pachuca guardó recientemente en sus vitrinas: la SuperLiga, un galardón demasiado espectacular para el torneo que representa.  ¿INFLUENCIA GERMÁNICA?

Podríamos ir más allá de lo acostumbrado y crear un gran "plato" como el trofeo que recibieron Pardo y Osorio la temporada pasada en Alemania como campeones de la Bundesliga; o el escudo que levantó Carlos Salcido con el PSV como Ganador de la liga Holandesa. Se trata de dos adargas elegantemente grabadas, premios dignos para los fabulosos guerreros antiguos. 

¡MANOS A LA OBRA!

Te dejo pensando cómo quieres el trofeo, al fin y al cabo, tú también eres parte de esta liga ¿Qué se te ocurre? ¿Un Calendario Azteca? ¿Una Cabeza Olmeca? ¿Un Atlante de Tula? ¿Una Pirámide? Yo tengo una idea mejor… que tal un gran trofeo que tenga en todo lo alto la máxima señal de victoria del futbol mexicano. Me vienen a la mente dos opciones indiscutibles: la efigie de Cuauhtémoc Blanco, con joroba y todo, haciendo su "Temo-señal"? O la figura de Hugo lanzándose una chilena. No lo niegues… ¡Sería extraordinario!

Y ya que andamos en esto de aportar ideas, también deberíamos inventarnos un par de trofeos más: el "Cabinho", reconocimiento equivalente al "Pichichi" para el mejor goleador; y el "Tota" o el "Brody", similar al "Zamora", para el portero menos goleado de cada Temporada.

Piénsenlo, todavía están a tiempo de enviar sus propuestas.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas