Bienvenido al Maratón

No me cabe la menor duda, el deporte es una maravillosa metáfora de la vida. Tal vez por eso, nos gusta tanto. En mi caso, el asunto me lo tomo muy en serio y me obsesiona pensar que el deporte es...

No me cabe la menor duda, el deporte es una maravillosa metáfora de la vida. Tal vez por eso, nos gusta tanto. En mi caso, el asunto me lo tomo muy en serio y me obsesiona pensar que el deporte es más que una alegoría y que contiene las claves para alcanzar el éxito en cualquier ámbito.

Por ello, no sólo veo en los atletas a hombres y mujeres portentosos que enaltecen a la humanidad sino que me parecen espectaculares modelos de superación que todos los días nos recuerdan el camino que hay que seguir para alcanzar el desarrollo de nuestros potenciales.

¿Qué es lo que separa a los ganadores de los perdedores? ¿Qué es lo que define que tú y yo logremos lo que soñamos? Coraje, disciplina, perseverancia, respeto, inteligencia, pasión por el juego, trabajo en equipo… Llevamos años escuchando estos conceptos, viéndolos todos los días en el mundo del deporte, sin que provoquen en nosotros un verdadero cambio.

Y es que como sucede siempre, las historias son más poderosas que las ideas sueltas. Sandro Rosell, quien conoce el vértigo que supone dirigir como Vicepresidente al Barcelona y a la multinacional Nike, confiesa en su libro "Bienvenido al mundo real", que una de las experiencias más importantes de su vida ha sido correr un maratón, ya que se trata de una impresionante lección de humildad, una prueba descomunal que lleva al hombre hasta su límite, en donde lo esencial es la fuerza de voluntad.

"Quien sea capaz de imaginar la carrera, de planearla, de vencer las dificultades y, finalmente de resistir, ganará. Pero, en este caso, ganar no significa superar a los demás participantes, sino superarnos a nosotros mismos".

Tal y como lo sostiene Sandro Rosell, uno de los mercadológos del deporte más influyentes de la última década, la vida parece ser igual que un maratón: "el que resiste, gana". Pero la verdad es que nos sobran ejemplos personales de que no podemos conseguir todo lo que deseamos sólo con nuestra voluntad o nuestro sacrificio, y por eso creemos que debe haber algo más que marca la diferencia entre alcanzar tus sueños o verlos desvanecerse.

Rick Pitino, entrenador de basquetbol, Campeón de la NCAA con la Universidad de Kentucky, exitoso conferencista, y autor del libro "Success is a choice" ("El éxito es una elección"), se atrevió a detallar los elementos que conforman, desde su perspectiva, la mente de un hombre ganador, la fórmula, que según Pitino, aplica para cualquier faceta de la vida: 

1) Construye una fuerte autoestima2) Establece metas demandantes3) Siempre sé positivo4) Funda en ti mismo buenos hábitos5) Domina el arte de la comunicación6) Aprende de otros líderes7) Soporta la presión, !no la rehuyas!8) Sé ferozmente persistente9) Aprende de la adversidad10)  Sobrevive tu propio éxito

Más allá de las "recetas" sobre superación personal que anualmente se publican en el mundo, el texto de Pitino se destaca sobre esa montaña de libros y respalda sus argumentos con teorías psicológicas y sobre todo con los casos de éxito que ha forjado a lo largo de su trayectoria.

Nos queda claro que existen muchos mapas mentales a través de los cuales se puede llegar al éxito, sin embargo, la metáfora de Sandro Rosell, otro temible "atleta" en el mundo del marketing, resulta válida en todos los casos: la vida es como un maratón, y el que se auto-analiza, planea, se prepara, y resiste, es el que gana.

El aprendizaje durante el camino nunca termina y resulta una labor descomunal.

Por eso, al menos a mí, me encanta el deporte, porque encuentro en él mucho más que un imponente espectáculo, y me ofrece todos los días lecciones de humanidad. Sólo es cuestión de abrir bien los ojos y salir a buscarlas.Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas