¿Y tú? ¿Qué andas buscando?

Me da una flojera inmensa el 4-4-2 y el 5-3-2. Apago la radio cuando mis colegas se ponen a hablar de táctica y sistemas de juego, como si por esas cosas tú y yo hubiéramos llegado al futbol....

Me da una flojera inmensa el 4-4-2 y el 5-3-2. Apago la radio cuando mis colegas se ponen a hablar de táctica y sistemas de juego, como si por esas cosas tú y yo hubiéramos llegado al futbol. Aborrezco las noticias sobre directivos y la politiquería de la Federación Mexicana de Futbol. Peor aún, no soporto el tan de moda "análisis árbitral" y menos cuando se ponen a repasar la actuación de cada silbante en la Jornada. Me aburre estar escuchando a los entrenadores pontificar sobre "el proceso" y justificar neciamente porque tienen al crack del equipo en la banca. No conozco todavía a ningún niño al que le ilusionen semejantes cosas.

¿Desde cuándo se venden camisetas con el nombre de un directivo en el dorsal?

¿Quién demonios tiene por ídolo a un árbitro?

¿Quién tiene en la pared de su cuarto un póster de La Volpe o de Lapuente?

Tú no. De eso estoy seguro.

Tú, igual que yo, estás aquí, en este maravilloso juego, porque prefieres leer las buenas noticias. Porque todos los días, cuando abres nuestro portal, andas en busca de ilusión, euforia, optimismo y esperanza. Porque todo lo que tiene la vida de grandeza y de esfuerzo lo encuentras en el deporte. Estás aquí porque, antes de pretender ser entrenador o directivo, eres aficionado y nunca dejarás de serlo. Porque te gustan la epopeya, los relatos con final feliz, los sueños realizados, los cuentos reales, la vieja historia del chico de pueblo que un día mete el gol del campeonato o gana una medalla olímpica.

Tú estas aquí porque disfrutas viendo a Carlos Salcido jugar en Holanda y Rafa Márquez defender los colores del Barcelona. Estas aquí porque te emocionas con cada lance de Paco Memo y vibras cada vez que Giovani entra a la cancha. Estás aquí por lo mismo de siempre, así de fácil, porque sueñas con que tu equipo gane la Liga o mejor aún la Libertadores; porque en el fondo y aunque parezca una locura, más de una vez has imaginado a México Campeón del Mundo y, porque con todo y todo, te caiga bien o mal, te gustaría creer que lo que dice Hugo Sánchez puede un día hacerse realidad.

Estás aquí porque, igual que muchos de nosotros, andas en busca de goles hermosos y victorias imposibles. Estás aquí porque te gusta escuchar la historia de Andrés Guardado o la de Lionel Messi; porque te asombra ver lo que pueden hacer Ana Guevara y Lorena Ochoa.

Por eso me aburro cuando escucho a gente que ya no habla de sueños ni historias épicas; a periodistas que escriben sobre sistemas o funcionamientos. Yo estoy aquí porque sigo creyendo que los gigantes existen, que hay hombres y mujeres que vuelan como pájaros y saltan como duendes. Estoy aquí porque en este mundo mágico hay enanos que se burlan de todos sus rivales en el campo, porque hay debiluchos que ganan campeonatos, porque hay chicas de piernas flacas que corren como el viento, porque aquí, en esta tierra de héroes, más de uno es capaz de levantarse sobre el dolor.

Nunca olvides por qué eres parte de este juego. Recuérdalo siempre. Estamos aquí por ilusión y nada más. Porque a ti y a mí, nos gustan la epopeya, los relatos con final feliz, los sueños realizados, los cuentos reales, la vieja historia del chico de pueblo que un día mete el gol del campeonato o gana una medalla olímpica. Qué importa si ya la hemos escuchado cien veces, seguimos buscando esa añeja y trillada historia. Por eso estamos aquí.

Son mis mejores deseos. Espero que este 2008 sea el año de tu vida.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas