El América en ruinas

El problema es que ya no lo reconozco, no lo encuentro, ha desaparecido. Está flaco, desteñido, enfermo. Tiene la mirada vidriosa, los ojos apagados, la voz delgada. Vive inseguro, perseguido, con...

El problema es que ya no lo reconozco, no lo encuentro, ha desaparecido. Está flaco, desteñido, enfermo. Tiene la mirada vidriosa, los ojos apagados, la voz delgada. Vive inseguro, perseguido, con miedo. Tiembla, le duele todo, está deprimido. ¡Llamen a la Cruz Roja, a Locatel, a los bomberos! ¡Consigan a un Médico, un Psicólogo, una bruja! O aunque sea ¡traigan de vuelta a Cuauhtémoc!, porque el América da pena y este asunto está dejando de ser divertido, incluso para los que somos anti-americanistas.

Hasta hace unos días, la crisis del Águila me causaba gracia; hacía chistes al respecto; me burlaba de mis amigos azulcremas; pero hoy ya no me quedan ganas de reir. Respeto el dolor ajeno y me uno al clamor popular para que alguien rescate a este América que deambula por la liga como un alma en pena.   Todo es perdonable para este gran club, salvo ser como cualquiera; y lo más doloroso es que el ave parece hoy un equipo común, sin lustre, bastante corriente. Leo su última alineación y me cuesta trabajo aceptar que se trata de uno de los clubes más poderosos del continente: Navarrete, Sánchez, Cervantes, Rodríguez, Mosqueda, Higuaín…sin afán de menospreciar el esfuerzo de los jóvenes americanistas, ellos también deben sentirse un tanto extraños de no ver en el campo a los "peces gordos", que históricamente tuvo el América. ¿Dónde quedaron las figuras? ¿Dónde están los consagrados? ¿Qué pasó con esas tripletas de extranjeros que todavía recitamos de memoria?: Cornero-Reynoso-Kiesse; Zelada-Bacas-Brailovsky; Santos-Edú-Toninho; Zamorano-Castillo-Piojo López… No cabe duda, Cabañas y Villa están muy solos.

Comprendo que esta crisis es la suma de varias circunstancias y el producto de medio año de despistes: cambios de entrenador, malas decisiones, jugadores convocados a la Selección Preolímpica, las lesiones de Insúa y Rodrigo López, la salida de Cuauhtémoc, etc. Sin embargo, lo que más debe doler al americanismo, es que su equipo está perdiendo los valores que siempre lo han acompañado: coraje, orgullo, vergüenza, determinación.

Hoy, el América no le infunde miedo a nadie. La mitad de los clubes de Primera División preferirían jugar contra las acatarradas Águilas este fin de semana que hacerlo ante el combativo Puebla, el desesperado Veracruz, o el correoso San Luis. Hasta Jorge Vergara, el gran líder de la nación Chiva manda sus mejores deseos al ave porque de lo contrario, ganar el Clásico tendrá poco chiste para el invicto y refrescante Guadalajara. 

Pase lo que pase en esta liga, la cual se ve perdida para el América, y en la Copa Santander Libertadores donde todavía hay competencia, el Águila debe renovarse con urgencia. La Directiva debe comenzar a buscar refuerzos que le devuelvan la ilusión a los aficionados. Por eso, para que vean que dentro de mi retorcido corazón Chiva hay -todavía- un poco de altruismo, propongo una lista inicial de jugadores sobre la cual es posible planear la próxima campaña. Algunos futbolistas parecen imposibles de obtener, pero créanme amigos, en medio de estas ruinas, el América no pierde nada con intentar.

¡Cuauhtémoc nunca hubiera permitido que ocurriera esto!

Mi lista de deseos para un nuevo América:

*José de Jesús Corona (Tecos): Alguien tiene que cubrir el hueco que va a dejar Paco Memo en la portería cuando se vaya a Europa.

*Paulo Da Silva (Toluca): El América necesita en la defensa un líder que imponga respeto, meta miedo, y ejerza liderazgo.

*Sergio Amaury Ponce (Toluca): funcionaría como el relevo que América necesita por la banda.

*Israel Castro (Pumas): Se trata de un tipo firme, serio, competitivo que reforzaría el cuadro bajo. 

*Daniel Ludueña (Santos): Parece un fichaje imposible, pero tiene la magia que siempre ha fascinado al americanismo. 

*Ignacio Scocco (Pumas): Se trata de un futbolista adaptado, probado, y con talento para complementar el ataque Águila.

*Hugo Droguett (Tecos): La amplísima cancha del Estadio Azteca le permitiría lucir su velocidad, regate y desequilibrio.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas