Mis encuentros con Sven

Una tarde lluviosa de octubre, mientras deambulaba por una tienda de discos en Liverpool, Inglaterra, me encontré con un álbum doble que me llamó la atención: "The Sven-Goran Eriksson Classical...

Una tarde lluviosa de octubre, mientras deambulaba por una tienda de discos en Liverpool, Inglaterra, me encontré con un álbum doble que me llamó la atención: "The Sven-Goran Eriksson Classical Collection". La verdad es que no resistí la tentación, pensé que algo bueno debería tener, y terminé comprando aquel set de dos discos, con una selección de música recomendada por el que era, en ese entonces, entrenador Inglaterra y que hoy enfrenta el reto de dirigir al equipo de México.

"Hay muchas cosas que me hacen sentir bien. Ganar partidos de futbol es una de ellas, por supuesto, pero también disfrutar de la compañía de mi familia y amigos, hacer ejercicio, mantenerme saludable, relajarme, comer en un buen restaurante y sobretodo, escuchar música. Cuando era joven escuchaba a The Beatles, a Rod Stewart, a Elton John, pero poco a poco, con el paso de los años, fui descubriendo la música clásica. Me siento atraído, preferiblemente, por las obras compuestas para violines y de la época Romántica. Cuando puedo también asisto a conciertos. Porque la vida no puede consistir tan sólo en trabajar y yo necesito a la música para sentirme bien, para ser feliz", escribe Sven en el librillo que viene en el álbum.  

Bien dicen que "eres lo que haces", y estoy convencido que una buena manera de conocer a las personas es a través de sus pasatiempos, de todo aquello que hacen por puro gusto. Por eso decidí buscar entre mis discos aquel álbum y escucharlo con detenimiento para acercarme más al hombre que debe llevarnos hasta el Mundial de Sudáfrica 2010.

"Si tuviera que recomendar una sola pieza musical de este disco, sin duda, destacaría el ';Coro de los esclavos hebreos'; de la Ópera Nabucco de Giuseppe Verdi, se trata de mi obra favorita", señala Sven, quien solía salir a correr por las mañanas al Regent´s Park de Londres siempre llevando su walkman.

   Otro buen día, mientras andaba a la búsqueda de alguna novedad editorial, me encontré en una librería inglesa con un libro titulado: "Leadership: The Sven-Goran Eriksson way", y también lo compré. Por fortuna, ayer lo encontré en mi librero y creo que ha llegado el momento de releerlo con atención. 

"Uno debe proponerse metas ambiciosas pero al mismo tiempo realistas. No puedes ir por el mundo prometiendo títulos, si los elementos que tienes a tu disposición no son los adecuados. Uno debe siempre mantener el objetivo final muy claro y no permitir que las victorias o las derrotas alteren esa búsqueda".  Ese tono de sensatez es el que caracteriza a Sven y al que tendremos que acostumbrarnos. No esperen que el sueco haga declaraciones escandalosas y ni triunfalistas, tampoco que trate a toda costa de ser el centro de atención de los medios, se trata de un hombre que vive el éxito desde la intimidad.

"Me gusta ganar, pero mi recompensa no es tener un trofeo en mis manos, sino la victoria por si misma. Cuando gané la Copa UEFA con el Gotemburgo en 1982, ni siquiera subí al estrado con los jugadores para recibir el título, me quedé en la cancha, porque mi recompensa era saber que habíamos derrotado al Hamburgo y que en ese momento éramos el mejor equipo de Europa. No necesitaba nada más".  

Y así, investigando apenas un par de detalles sobre su vida personal y profesional, me queda claro que estamos ante un Director Técnico muy distinto a los que hemos tenido. Sven encarna al líder exitoso, al ejecutivo moderno, al hombre educado, políglota, globalizado, con buen gusto y aficiones refinadas, como la gastronomía y la música clásica. La verdad es que el tipo se parece más a un capitán de empresa que a un entrenador de cancha.

Sin embargo, en este misterioso juego, nadie, por más capaz que parezca, puede garantizar el éxito pleno. El futbol mexicano ha ido esta vez lejos, muy lejos, hasta el otro lado del mundo, en busca de una solución, de una nueva fórmula, un proyecto innovador, que nos lleve hasta donde siempre hemos soñado:

Jugar el quinto partido del Mundial… Ganar la Copa América… Vencer a Estados Unidos…Regresar a la Copa Confederaciones...Vengarnos de todas las que nos ha hecho Argentina…En menos palabras: Ser todo lo que deseamos ser…

Ojalá que Sven pueda lograrlo.

Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas