Dejen de fastidiar a Chivas

Llevamos años, décadas, quejándonos de lo mismo: "No le damos la oportunidad a los jóvenes futbolistas mexicanos", "nuestros futbolistas debutan muy tarde", "hay que reducir el cupo de extranjeros...

Llevamos años, décadas, quejándonos de lo mismo: "No le damos la oportunidad a los jóvenes futbolistas mexicanos", "nuestros futbolistas debutan muy tarde", "hay que reducir el cupo de extranjeros a favor de los jugadores nacionales", bla, bla, bla... Y hoy que Chivas apuesta por un proyecto joven, hoy que Guadalajara confía en sus fuerzas inferiores y le da salida a futbolistas consagrados para que la nueva generación tenga la oportunidad de competir, no dejamos de fastidiarlos.

¿Qué esperaban?

¿Qué de un día para el otro iban a aparecer los Salcido, los "Maza" Rodríguez, los Bravo, los Bofo?

¿Qué pensaban, que Guadalajara iba a ser líder general así de fácil luego de desprenderse de Bravo y "Maza"?

¿Qué hubieran preferido, que Chivas contratara a un par de treintañeros de mediana calidad para tapar los huecos y que chicos como Arellano o Fabián siguieran jugando en la reserva?

No, así no se arman los equipos que hacen historia. ¿Recuerdas a los Pumas de los ochenta? Aquel exitoso proyecto estaba muy claro. Pumas estaba diseñado para ser campeón al menos cada cinco años. Aquella era la mejor cantera de México, base de la Selección Nacional, y un equipo que fue capaz de ganar tres títulos y alcanzar cuatro finales en un periodo de quince años.

Ser campeón dada cinco años es mucho tiempo para el club más ganador de México. Sin embargo, el periodo de gestación del proyecto rojiblanco puede reducirse a tres años y mantener así su hegemonía. La formación de futbolistas tiene un precio y Guadalajara lo está pagando con la confianza de que la recompensa será valiosa y de larga duración. Mientras el América da tumbos cada seis meses, Chivas se mantiene apegado a un plan que ya le ha dado éxitos, aunque esta temporada haya que pagar el precio. 

Hay que ser realistas, si Chivas sacrifica el título esta campaña a cambio de forjar una base sólida que nos dé campeonatos en uno, dos o tres años, yo estoy de acuerdo. Así es como se forjan las franquicias ganadoras en la NFL, reclutando talento colegial, dándole dos o tres años para que madure y después cobrando la renta de una buena inversión.

Salir a comprar futbolistas es lo más sencillo, pero no te garantiza ser campeón, pregúntenle a Monterrey, Tigres, o América. Los clubes ganadores, los atletas campeones, son aquellos capaces de soportar la presión y las urgencias del entorno; son pacientes, no se dejan llevar por el hambre de éxito inmediato que tiene la prensa, y se concentran en un plan sólido que asegure resultados de larga duración.

Sin embargo, todo esto requiere madurez, claridad de objetivos, buena memoria, y sobretodo, que aquellos que se han quejado permanentemente de que en México "no se le da oportunidad a los futbolistas jóvenes"; de que "nuestros futbolistas debutan muy tarde"; de que "hay que reducir el cupo de extranjeros a favor de los jugadores nacionales", y de que "bla, bla, bla...", dejen de fastidiar a los que sí están trabajando, como lo hace Chivas.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas