Mis tres candidatos

Tal vez el problema sea que nos tomamos este juego demasiado en serio y lo volvemos tan complicado que después ya nadie entiende nada. Y nos la pasamos escuchando a nuestros entrenadores...

Tal vez el problema sea que nos tomamos este juego demasiado en serio y lo volvemos tan complicado que después ya nadie entiende nada. Y nos la pasamos escuchando a nuestros entrenadores nacionales hablar de "proceso", de "los muchachos", de que "Cuauhtémoc es mejor que Zidane", de "las variantes", del "parado del equipo", del "fracasototote", "de la generación dorada", del "complot", bla, bla, bla... Que al final ya ni siquiera somos capaces de ver la realidad tal cual es, quedamos terriblemente confundidos, contaminados, y cuando eso ocurre tomamos siempre la misma decisión: "echar al técnico nacional", sea quien sea, con tal de purificar el ambiente y volver a empezar.

En 1997, Bora Milutinovic nos calificó al Mundial cuatro partidos antes de que culminara la Eliminatoria y aún así lo echaron de la Selección en medio de abucheos. Manuel Lapuente ganó en 1999 el único título que tiene la Selección Mayor, la Copa Confederaciones, y un año más tarde se fue a mitad de la Eliminatoria. Javier Aguirre nos salvó en el 2001 y antes dirigir el Mundial de Corea-Japón 2002 el "Vasco" ya estaba harto del ambiente y ya tenía todo listo para irse al Osasuna. Previo a la Copa del Mundo de Alemania la prensa le hizo la vida imposible a La Volpe, Ricardo Antonio tampoco ayudó mucho, y terminó yéndose por decisión propia apenas concluyó el Mundial. Hace unos meses, el periodismo esperaba con ansía el primer fracaso de Hugo para reventarlo y hacerle pagar por su incendiaria personalidad.

Hoy la escena está lista y muchos críticos se preparan  para descargar de nuevo toda su inmadurez contra Sven-Göran Eriksson, en caso de que el equipo no convenza en Honduras, como si el sueco fuera el único responsable del presente del equipo nacional.

Y yo me pongo a pensar si las cosas cambiarán mucho con otro entrenador, si el panorama sería distinto si estuvieran Raúl Arias o Ricardo Ferretti, y en el fondo creo que no, pienso que todo sería igual, que de la misma forma hubiésemos perdido en Jamaica y hubiéramos sufrido en Canadá, porque la problemática de la Selección Mexicana no radica en un hombre; porque no es la primera vez que perdemos como visitantes en una Eliminatoria ni que jugamos mal, es una cuestión cíclica, algo que se repite cada determinado tiempo, sin importar el nombre de los personajes. 

Reconozcámoslo, nuestro pasatiempo favorito es fastidiar al entrenador en turno, cuestionarle todo, desde sus alineaciones hasta su vestimenta, sus declaraciones hasta su peinado. Si es ambicioso lo tachamos de soñador y vendedor de humo; si es mesurado, no lo bajamos de mediocre o falto de personalidad.

Dada nuestra incapacidad para respetar los proyectos, las ideas y el trabajo de los líderes que han pasado por la Selección Nacional, sugiero una fórmula distinta, un plan de emergencia, en caso de una catástrofe futbolística, un proyecto a prueba de reventadores, una lista de candidatos menos pretensiosos y que le devuelvan al ambiente de la Selección Mexicana la frescura que le hace falta. Antes que nada, aclaro que soy de los que quiere ver a Sven dirigiendo a México en Sudáfrica, pero en caso de alguna eventualidad, aquí presento a mis tres candidatos a prueba de "balas":      1)"Temo-Fórmula": ¡Sí señor! Una completa innovación. Cuauhtémoc regresa a la Selección como "entrenador-jugador". Blanco hace las convocatorias, termina con las reglas, plantea los partidos, señala la estrategia ("todos me dan la pelota a mí. Ustedes corren, yo me divierto"). Se acabaron las concentraciones rígidas, puerta abierta para todos. Seguro que el primero en ser convocado sería su compadre Germán Villa para que le ayude a manejar el vestidor. No puedo garantizar que el “proceso” sea de larga duración, de lo que sí estoy seguro es que la Selección sería una verdadera fiesta.

2)"Brody-Fórmula": Jorge Campos: Lleva 16 años ininterrumpidos en la Selección Mexicana. No se ha perdido una Copa del Mundo (como titular, como suplente o como Auxiliar) desde 1994. Estuvo todo el ciclo mundialista anterior junto a Ricardo Lavolpe. Nadie lo odia, casi todos lo adoran. Las conferencias de prensa serían las más divertidas en la historia del equipo nacional, y seguro que convocaría a su compadre Claudio Suárez como Auxiliar.  

3)Fórmula "Borgetti" (o Fórmula Atlas): Es lo más cercano a lo que ocurre hoy en la Selección, es decir, nombramos a Jared Borgetti como entrenador-jugador. El grupo "Atlas" conformado por Rafa Márquez, Pável Pardo, Oswaldo Sánchez y el mismo Borgetti manejan los destinos de la Selección. Se mantiene el estatus quo que impera hasta hoy, sólo que ya no hay técnico con quien estar en desacuerdo. Si hace falta, Borgetti juega 10 ó 15 minutos y aumenta su cuota goleadora.

¿Y todo esto por qué?

Porque estoy harto de que probemos a todos los entrenadores del país y que siempre nos vaya igual, es decir, Octavos de Final en el Mundial, derrotas honrosas con las potencias, tercer lugar en la Copa América, y apenas un puñado de buenas actuaciones cada ciclo mundialista.

Piénsalo. Si tienes mejores candidatos que los que tienen en la FMF, Raúl Arias o Ricardo Ferretti, publicálos en el blog, créeme, sea quien sea, te apoyaré. Siempre y cuando, no te lo tomes muy en serio.

Opina de esta columna aquí.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas