La venganza americanista

Querido amigo antiamericanista, seamos sinceros, dime la verdad, escucha a tus instintos y responde… ¿Qué emoción te despierta este América? ¿Te inquieta? ¿Te preocupa? ¿Te atemoriza? ¿Te aterra?...

Querido amigo antiamericanista, seamos sinceros, dime la verdad, escucha a tus instintos y responde… ¿Qué emoción te despierta este América? ¿Te inquieta? ¿Te preocupa? ¿Te atemoriza? ¿Te aterra? No tengas miedo a decirme lo que sientes, envalentonarse servirá de poco, créemelo; mejor reconozcamos lo que está ocurriendo, enfrentemos la realidad, tal cual es; valoremos con objetividad al  adversario para poder diseñar una estrategia de batalla.

No nos engañemos, este América no va en busca de un título y ya; estas Águilas no reactivaron su vieja camiseta blanca sólo por mercadotecnia; el ave no se gastó 15, 16 o sólo Dios sabe cuantos millones de dólares para ganar la liga. ¡Abramos los ojos!, comprendamos la verdadera dimensión de lo que está pasando: ¡el América prepara una gran venganza! El América busca una nueva época de esplendor, una era de dominio y terror, una dictadura azulcrema como la que sufrimos todos en los 80';s. Década maldita, días negros.

Si tienes más de 30 años no necesito explicarte lo terrible que un periodo como aquel puede llegar a ser. Si eres menor, sólo te digo que aquel América daba miedo, ganaba casi siempre, remontaba partidos increíbles, conquistaba títulos en cadena, contaba con brasileños mágicos, intimidaba a los árbitros, provocaba broncas, cimbraba estadios, tenía un orgullo gigantesco, una  mística diabólica, y una autoestima insoportable.

Sé que todavía estamos lejos y que este América tiene aún que demostrar muchas cosas, pero yo te invito, amigo antiamericanista, a que seas cauto. El ave nunca, jamás, volverá a tener un año peor que el anterior. Su resurgimiento es lógico e inevitable. El América parece haber aprendido la lección. Entra fortalecido y hambriento al 2009, y por eso, hay que detenerlo desde ahora, antes de que tome vuelo y sea demasiado tarde.

No confíes mucho en lo que ven tus ojos estos días, el Interliga no es un buen termómetro para medir a las Águilas. Pase lo que pase, prepárate, porque nos espera un torneo de liga bipolar. Será el América contra todos los demás. Más nos vale entenderlo así, más nos vale formar un frente común y hacerle la vida imposible al ave desde el primer día.

Porque, amigo americanista, no puedes olvidarlo: el América no viene a ganar la liga, viene por algo más grande y peligroso: su venganza.

Opina de esta columna aquí. 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas