El ';Chelís';... ¡Al cine!

"Sé lo que busco porque sé lo que siento"

"Sé lo que busco porque sé lo que siento"Juan Manuel Lillo, entrenador de futbol.

El Puebla se salvó. Sí señor, no le busquemos más a este asunto. A seis jornadas de que se decida la lucha por la permanencia en la Primera División, La Franja ha consumado virtualmente, su misión épica.Y si, es cierto… Las matemáticas pueden todavía hundir al Puebla; una gigantesca carambola de resultados podría mandarlos a la Segunda División, sin embargo, todos los sabemos, tú lo sabes, eso no ocurrirá; porque este equipo decidió salvarse desde mucho tiempo antes; ellos eligieron volver a creer en lo que valen como futbolistas varias semanas atrás, y esa superioridad moral, esa fe inconmensurable, que no se adquiere con dinero, ni se explica en un pizarrón, es la que te lleva a la victoria.En estos días, el mito sobre el Puebla del "Chelís" sigue creciendo. Pero… ¿Qué hay detrás de este excéntrico sujeto que nunca jugó futbol profesional? ¿Cómo hizo este joyero poblano para transformar un plantel de futbolistas despreciados por otros clubes en uno de los mejores equipos del torneo? ¿Qué misterio encierra este personaje tan atractivo para los medios de comunicación y tan respetado por sus jugadores?Las pequeñas historias entorno al "Chelís" se multiplican en el medio futbolístico causando escozor en algunos, envidia en otros, pero sobre todo asombro y admiración: "Oye… me dijeron que el otro día, el ';loco'; del ';Chelís'; llegó al entrenamiento y le regaló IPODs a sus jugadores…"; "…me contaron que el ';Chelís'; se llevó a sus futbolistas al cine y les pagó hasta las palomitas…"; "…cómo ves que luego de ganarle al Atlante en Cancún, el ';Chelís'; ';obligó'; a sus jugadores a que se fueran todos juntos de reventón hasta las ocho de la mañana y él pago la cuenta…".Pero no me mal entiendan, estas leyendas urbanas son apenas la punta del iceberg, el liderazgo auténtico no se regala, más bien se conquista. Y eso es lo que ha logrado el "Chelís", convencer, aglutinar, conquistar, fascinar, porque ante todo, José Luis Sánchez Solá es un seductor, un tipo capaz de hacer creer a los que le rodean que es posible vivir mejor y juntos, trabajar para lograrlo.Como escribieran Jorge Valdano y Juan Mateo en su libro "Liderazgo": "seducir es convencer y para ello, además de la fascinación, se necesita ser creíble. Y la credibilidad, ni la regalan con el cargo ni se consigue con los gritos; ni tan siquiera la proporciona el afecto. La credibilidad la impone el conocimiento (…) La clave está en la pasión que provoca el seductor, y el lugar de encuentro es el arte de convencer, de conquistar la voluntad y de influir sobre los valores (…) Sin pasión humanista no hay líder auténtico".El Puebla es, sin duda, la mejor historia que tiene, hoy por hoy, el futbol mexicano, y el "Chelís" es un protagonista poderoso que me recuerda, inevitablemente a personajes entrañables del cine deportivo: Coach Carter (Samuel L. Jackson) en la película sobre basquetbol estudiantil del mismo nombre, Tony D`Amato (Al Pacino) en "Un Domingo cualquiera", el Coach Boone (Denzel Washington) en "Titanes", o el Coach Gary Gaines (Billy Bob Thornton) en "Friday night lights"; todos ellos, entrenadores extraordinarios, líderes capaces de motivar a sus jugadores para dejar atrás su egoísmo y triunfar como un equipo; tipos que convencieron a su gente de estar a la altura de la responsabilidad que la vida les confirió; guías que inspiraron a sus atletas para ser "todo lo que pueden ser" y nada menos que eso.El "Chelís" y sus futbolistas han logrado algo maravilloso que recordarán por siempre, una auténtica historia de inspiración de cómo se puede luchar contra al adversidad y alcanzar la victoria. La sociedad estadounidense ha promovido siempre estos ejemplos, ¿qué esperamos nosotros para hacerlo en estos tiempos críticos? Por eso yo propongo: "Chelís"… ¡Al cine!Opina de esta columna aquí

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas