La década roja: fenómeno español

Vacaciones... Vacaciones de futbol es lo que todos los aficionados debemos tomar tras una Copa del Mundo. Porque no es posible terminar nuestro gran evento y seguir disfrutando el juego como si nada.

Vacaciones... Vacaciones de futbol es lo que todos los aficionados debemos tomar tras una Copa del Mundo. Porque no es posible terminar nuestro gran evento y seguir disfrutando el juego como si nada. No se puede saltar de un Mundial a los partidos de los sábados y domingos de la liga local. Por esto, precisamente, existe el Tour de Francia, la competencia más devastadora del planeta, la cual es hoy el remedio perfecto para desintoxicarnos de este mes extraordinario al que nos sometemos por voluntad desquiciada cada cuatro años. Dos semanas más de Tour y  nuestros ojos estarán como nuevos. Es lo que hago desde este lunes, en algún lugar del Mediterráneo. Mientras tanto, deseo enviar mi voto anticipado hasta Zurich (ojalá en verdad pudiera hacerlo), a la sede de la FIFA, para honrar a los dos mejores jugadores del mundo esta temporada: Andrés Iniesta y Xavi. Siendo muy sinceros, la crítica ha vuelto a irse por la fácil al nominar a Diego Forlán mejor futbolista de Sudáfrica 2010. Y no es que el portentoso goleador uruguayo no mereciera reconocimientos, sino que Iniesta y Xavi han vuelto a ser soslayados del lugar de privilegio en el podio. Los dos futbolistas del Barcelona han sido, de nueva cuenta, el circuito del éxito en su equipo. En una época donde se reparten oportunidades en la cancha por el tamaño de la musculatura, Iniesta y Xavi se erigen sobre los grandulones porque, más que otra cosa, dominan con maestría el ABC del juego: técnica, visión de campo, intuición. En un tiempo en el que se elogia a los equipos que especulan y a los futbolistas destructores, Iniesta y Xavi, crean, construyen, engañan, confunden, arman, tejen, inventan y reinventan sobre la cancha hasta que aparece ante sus ojos la jugada de gol, ese instante que sólo ellos son capaces de ver, y que detonan con una pasmosa eficacia. Gracias a ellos, y por supuesto a Vicente Del Bosque, un sabio del vestidor; a Iker Casillas un predestinado de la portería; a Carles Puyol, un corazón andante; y a David Villa, un goleador feroz; es que España consuma hoy su condición de potencia en el deporte, sin olvidar por su puesto a los que llegaron a la cima antes que ellos durante la última década: Rafa Nadal y el equipo Copa Davis, Paul Gasol y la Selección Española de Basquetbol; Alberto Contador y sus títulos en el Tour de Francia; Oscar Freire y sus campeonatos del Mundo en el ciclismo; Fernando Alonso y su bicampeonato de Fórmula Uno; así como los 48 medallistas olímpicos españoles de la última década. ¡48 de Sidney 2000 a Beijing 2008! Iniesta y Xavi deben ganar el Balón de Oro esta temporada. Es justo por lo que aportan a sus equipos y a este fabuloso juego. No puede haber excusa. Celebraremos en Zurich, el próximo enero; por lo pronto, a disfrutar el Tour, y a vivir las vacaciones.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas