¿Somos tan buenos como nos creemos?

Cuando no somos capaces de identificar la enfermedad que nos aqueja, podemos pasarnos la vida tomando medicinas sin alcanzar la salud.

“Una mentira repetida adecuadamente mil veces se vuelve una verdad” Joseph Goebbels, propagandista nefasto.

Cuando no somos capaces de identificar la enfermedad que nos aqueja, podemos pasarnos la vida tomando medicinas sin alcanzar la salud. Y en este sentido, llevo muchos años escuchando las mismas quejas, las mismas hipótesis, lugares comunes, que pretenden explicar el origen de nuestra problemática futbolística y que, en realidad, nos distraen del verdadero dilema: “Es que no se le da oportunidad a los jóvenes en el futbol mexicano”; “es que hay muchísimos chicos con talento”. Y después de escuchar estas frases, tantas veces, tanto tiempo, y analizar los resultados recurrentes del futbol nacional, me pregunto si en realidad son ciertas estas aseveraciones o si, más bien, son mentiras que al repetirlas mil veces, terminan asumiéndose como una supuesta verdad.

Me gustaría que aquellos que repiten incesantemente que en el futbol mexicano hay “abundancia” de talento en las Fuerzas Inferiores, que hay generaciones completas de “cracks”, “que el problema a todos nuestros males es el elevado número de extranjeros que hay en nuestra Liga”, que me respondan: ¿Por qué entonces no ganamos con frecuencia los Torneos internacionales con límite de edad? ¿Por qué nos cuesta tanto trabajo calificar a los Juegos Olímpicos? ¿Por qué no trascendemos a nivel Sub-20? ¿Por qué una mayoría de futbolistas mexicanos llegan a Primera División con claras carencias técnicas y les toma una década consolidarse? ¿Por qué muchos prospectos juveniles terminan estancándose en la mediocridad? ¿Por qué nuestros futbolistas jóvenes sufren repetidamente cuando disputan Eliminatorias fuera de México? ¿Por qué la consecución del Mundial Sub-17 en el 2005 es un oasis en nuestro desierto de resultados?

Después de contestarnos estas preguntas, bien vale analizar si en realidad es cierto que “hay muchísimos jóvenes con talento en el futbol mexicano”; si en verdad el problema es “que no se les da oportunidad” o si en el fondo nos estamos engañando y los futbolistas que producimos (haciendo a un lado los casos aislados) no son tan buenos como creemos.

Más allá de los casos de corrupción que suele haber en las Fuerzas Inferiores de algunos equipos en donde se pide dinero por jugar, te invito a cuestionarte: ¿No será más bien que la mayoría de los jóvenes futbolistas de México no son tan competitivos como algunos dicen? ¿Será que no están tan bien entrenados como algunos piensan? ¿Será que muchos no son capaces de ganarse la titularidad en sus equipos? ¿Será que su formación en las Divisiones Inferiores es deficiente? ¿Será que algunos tienen maestros incompetentes? ¿Será que les hacemos creer a los jóvenes que ya son futbolistas de clase mundial cuando distan mucho de serlo? ¿Será que los confundimos y provocamos su caída? ¿Será que en realidad vivimos de casos excepcionales, de tipos perseverantes, que se forjaron a sí mismos, como Hugo Sánchez, Rafa Márquez o Andrés Guardado, entre otros?

Para comenzar a solucionar un problema, primero hay que aceptar que se tiene. Y al parecer, el futbol mexicano no termina de asumir que su sistema de formación de futbolistas, exceptuando casos contados, es el origen de nuestras desilusiones mundialistas en todos los niveles. Queremos vencer a Argentina pero no trabajamos tan duro como ellos en las Inferiores. Revisa los resultados en los Mundiales con límite de edad. Anhelamos competir con Alemania pero son contados los clubes mexicanos que tienen programas de formación a la altura de los alemanes y mejor no hablemos de los ciclos interrumpidos de nuestras Selecciones Nacionales. Deseamos ganarle a Estados Unidos pero no tenemos la humildad para trabajar como ellos lo hacen a largo plazo. Al contrario, en lugar de trabajar con mayor seriedad, hay quienes siguen repitiendo que “nuestros futbolistas jóvenes son todos buenísimos pero no se les da la oportunidad”. Vaya manera de engañarnos ¿Con qué resultados respaldan ese argumento? Cuando pensamos que el Mundial Sub-17 era la señal que esperábamos, rápido volvimos a la realidad y fracasamos rumbo a los Juegos Olímpicos de Beijing y el siguiente Campeonato Sub-17.

Nos caería bien un poco de autocrítica, pero preferimos buscar más pretextos antes de aceptar lo que hacemos mal. Hay quienes escudan la incompetencia de muchos futbolistas mexicanos en el elevado número de extranjeros que hay en la Primera División. Estoy a favor de una reducción de foráneos, pero seamos sinceros: ¿Nuestros futbolistas le pegarán mejor a la pelota si mañana disminuyen la cuota de foráneos? ¿Nuestros delanteros dejarán de fallar frente al marco si la próxima Temporada hay menos argentinos o brasileños en la Liga? ¿Nuestros defensas centrales leerán mejor el juego cuando en su equipo haya menos chilenos o paraguayos? ¿Los chicos de la cantera tendrán una mentalidad más fuerte? Está claro que no. Pregúntenle a los españoles, Campeones de Europa y del Mundo y triunfadores en Divisiones Menores y en una amplia variedad de deportes. La competitividad deportiva funciona de otra manera. Rafael Márquez, Andrés Guardado, Luis García, Hugo Sánchez, entre otros, trascendieron por su mentalidad, disciplina y capacidad para entrenarse más tiempo que sus compañeros y no por el número de extranjeros que hubo en sus equipos.

Así que dejemos de proclamar que “no se le da oportunidad a los jóvenes futbolistas mexicanos”. Dejemos de disculparlos y de inventar pretextos. Dejemos de mirar hacia otra parte. El que es buen futbolista se gana un lugar desde temprana edad y la mediocridad de la tendencia habla por si misma. Los resultados desnudan las frases hechas. Evitemos difundir hipótesis sin respaldo y centremos nuestra atención en mejorar la calidad de los formadores. Los futbolistas triunfan por la formación que reciben de sus maestros. A mejores maestros, mejores futbolistas. La idea es tan vieja como el balón. Así de fácil.

*Si quieres conocer historias de jóvenes mexicanos triunfadores visita: www.eldiademivida.com.mx

*Sígueme en Twitter: Antonio_Rosique

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas