El retiro: ¿Qué hacen nuestros futbolistas?

Aunque ni tú ni yo nos acordamos de él, Tony Bernazard es un puertoriqueño que jugó diez temporadas como "infielder" en las Grandes Ligas.

Aunque ni tú ni yo nos acordamos de él, Tony Bernazard es un puertoriqueño que jugó diez temporadas como "infielder" en las Grandes Ligas. Tony pasó por cinco equipos distintos (Montreal, Chicago WS, Seattle, Cleveland, y Detroit), nunca firmó contratos millonarios ni fue una celebridad, digamos, que fue un pelotero discreto, como miles que tienen el talento y la suerte de llegar a la "tierra prometida". Tony tiene hoy 42 años, está retirado e intenta labrarse una nueva carrera como directivo, sin embargo, le hace feliz pensar que, en una década, podrá disfrutar de la pensión de retiro que le ofrece la Asociación de Beisbolistas de las Ligas Mayores (Major League Baseball Players Association).

El Sindicato de Peloteros de las Grandes Ligas, es según dicen, la asociación de deportistas profesionales más fuerte de los Estados Unidos y posiblemente, del mundo. Basta con que hayas tomado un turno al bat en tu vida o hayas jugado una entrada en las Ligas Mayores para que seas elegible a una pensión de retiro. El tamaño de la pensión, como cualquier otra, se otorga en función de los años que hayas militado en la "Gran Carpa", las aportaciones que hayas realizado, y la edad en la que desees comenzar a recibirla. Para muchos peloteros que ganaron millones de dólares, la pensión es innecesaria o se convierte en un ingreso simbólico, pero para miles de beisbolistas como Tony que, por alguna razón, no pudieron asegurar su futuro, se ha convertido en una manera de vivir con dignidad gracias a los años que dedicaron al béisbol profesional. Hay quienes reciben entre 30 mil y 140 mil dólares anuales por haber sido liga-mayoristas, lo que representa, sin duda, un viaje tranquilo hacia la tercera edad. 

Aunque sobran ejemplos exitosos de asociaciones de deportistas profesionales en todo el mundo, en México, los esfuerzos por consolidar una asociación o sindicato de futbolistas se han diluido ante la falta de unión y sentido gremial. Mucha gente, particularmente, directivos y dueños, han visto estas iniciativas como peligrosas para el status quo del futbol mexicano, sin embargo, antes de entrar en conflicto de intereses, una asociación de futbolistas mexicanos debería velar por el bienestar de todos aquellos que han dedicado su vida al futbol profesional.

Actualmente, se realizan partidos a beneficio, colectas, eventos privados, con los que algunos jugadores como Jorge Campos, Hernán Cristante, Luis Hernández, Ramón Ramírez, Félix Fernández, Jorge Santillana, entre otros, apoyan causas humanitarias. Son esfuerzos valiosos pero, al final, aislados. Mi amigo Luis García, en conjunto con Joaquín Beltrán, Ignacio Hierro, entre otros, editan casi "por amor al arte" la revista "Yo soy futbol", como una iniciativa para unir, informar y servir a su gremio.

En el ámbito olímpico, Daniel Aceves (Medalla de Plata en lucha grecorromana, Los Ángeles 1984), encabeza la Asociación Civil “Medallistas Olímpicos de México”, la cual se mantiene activa en su relación con el gobierno y, hace algunos años, hizo el cabildeo necesario en el Congreso de la Unión para que se otorgara una beca vitalicia a todo atleta mexicano que haya ganado una Medalla Olímpica, lo que constituye una motivación extraordinaria para aquellos que han decidido perseguir una carrera en el deporte olímpico y, al mismo tiempo, un premio inconmensurable para nuestros Campeones.

Ojalá que los futbolistas de Primera División conocieran lo que se ha hecho en otros ámbitos y visualizaran su vida a futuro como jugadores en "retiro". No todos terminarán sus carreras con su vida financiera asegurada y experimentarán, como dijera Jorge Valdano, "un aterrizaje forzoso en el mundo de la gente común y corriente". Existen miles de futbolistas que pasaron por la Primera División y que hoy, retirados, sufren para encontrar un lugar en el mundo laboral. Una asociación sólida podría ofrecerles prestaciones y asesoría para hacer una diferencia en sus vidas. Sin embargo, son ellos, y nadie más, los que tienen que convencerse y ponerla en marcha. 

Ojalá que algún día, me encuentre por la calle a un "Tony Bernazard" mexicano y me diga: "Estoy seguro que tú no te vas a acordar de mí, pero yo jugué en la Primera División, y hoy vivo tranquilamente de la pensión que cultivé con la Asociación de Futbolistas de México".

Si quieres conocer la historia de Daniel Aceves y otros medallistas olímpicos mexicanos visita: www.eldiademivida.com.mx

Si quieres conocer la vida "en retiro" de importantes deportistas mexicanos visita: www.librofaitelson.com

Sígueme en Twitter: Antonio_Rosique

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas