Vamos 'Cubo': '¿Por qué no…?'

Sí. No tengas dudas. La comparación es natural e inevitable. El chico se parece mucho a su reciente antecesor.

Sí. No tengas dudas. La comparación es natural e inevitable. El chico se parece mucho a su reciente antecesor.

Erick “Cubo” Torres, nueva sensación de las Chivas, es el debut más refrescante del futbol mexicano en el último año. A pesar de lo festivo y musical que suena este calificativo, se trata todavía de un efecto auditivo, una fascinante ilusión, una promesa que nos encantaría se hiciese realidad.

Y por ello, antes de colgarle a este inspirado centro delantero de 18 años el cartel de figura, habremos de dejar que el futbol lo siga poniendo a prueba cada semana, porque sólo el juego, con toda su generosidad y dureza, determinará los verdaderos alcances de este electrizante prospecto.

Confieso que me encanta la idea de que “El Cubo” pueda convertirse en el próximo Omar Bravo del Rebaño o, soñando con muchas ganas, hasta el siguiente “Chicharito” (“¿Por qué no…?” Diría el mismo Javier con su lata de refresco en la mano); pero al mismo tiempo vienen de rebote a mi memoria muchos casos de chicos que tuvieron debuts espectaculares pero que -por diversas razones- se fueron apagando a través del tiempo.

Ahí mismo en el plantel de Chivas está Omar Arellano quien despegó con gran potencia, pero al que las lesiones lo han frenado. Recuerdo también aquella explosiva Temporada de Gabriel García, quien marcó 16 goles en un Torneo largo, a mediados de los 90´s, pero que después se desplomó dramáticamente hasta perderse en la División de Ascenso.

Y fuera de Chivas, ejemplos como el de Santiago Fernández, aquel delantero del América que se convirtió en relevo consentido de Manuel Lapuente y en seleccionado Sub-23, pero que tras el fracaso Preolímpico, perdió rumbo futbolístico.

Algo similar ocurrió con Ever Guzmán, aquel delantero que anotó el tercer gol en la Final del Mundial Sub-17 que conquistó México en el 2005 y que nunca pudo ganarse un puesto con Monarcas.

Luis Ángel Landín fue otro que irrumpió con estruendo en la Primera División, y que vio difuminarse esa promisoria inercia. A un nivel menor en este recuento infortunado se ubica César Villaluz, quien sigue intentando conquistar la titularidad en Cruz Azul. Sobran casos decepcionantes.

Por ello, mis mejores deseos para Erick “Cubo” Torres, quien parece haber llegado justo a tiempo para competir por un lugar en esa fabulosa aventura olímpica llamada Londres 2012, y que podría contener para él, escalas en el Campeonato Mundial Sub-20 Colombia 2011, la Copa América Argentina y, por supuesto, la siempre peligrosa y entrampada Eliminatoria Preolímpica de la CONCACAF.

El futbol mexicano necesita que sigan apareciendo chicos como “El Cubo”, novatos refrescantes y, sobre todo, a esa edad, 18 años (no de 21 ó 22), la misma que tenía Gerardo Torrado cuando Manuel Lapuente lo convocó a la Copa América Paraguay 1999.

¿Alguien dijo de nuevo… Copa América? Vamos “Cubo”, tu también aplica el: “Por qué no…?”.

*Te invito a seguirme en Twitter: @Antonio_Rosique y en mi blog: www.lafabulosamaquinadesuenos.com

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas