La nueva actitud Chiva

Resistir, porfiar, perseverar, ésa ha sido la gran virtud de las Chivas los últimos años; esa –por encima de cualquier otra- ha sido su gran fortaleza.

“Tu actitud determina tus alcances. Si crees que puedes o que no puedes hacer algo, probablemente termine por ser cierto. La elección es tuya”. Gary Mack, autor del libro “Mind Gym”.

Resistir, porfiar, perseverar, ésa ha sido la gran virtud de las Chivas los últimos años; esa –por encima de cualquier otra- ha sido su gran fortaleza. Soportar las críticas de los que demandan éxitos inmediatos; aguantar a los incrédulos y a los envidiosos; tolerar a los que temen el cambio, a los que quieren seguir igual. Hoy es fácil y obligatorio brindar reconocimiento a Erick “Cubo” Torres, Antonio Gallardo, Omar Esparza, Patricio Araujo, Xavier Baez, y tantos otros egresados de la cantera rojiblanca; sin embargo, hace apenas unos meses, mucha gente calificaba como un error este fabuloso proyecto del Club Guadalajara basado en la juventud. Decían que no funcionaría, incluso, que era un “error”, una “terquedad” más del líder de las Chivas, Jorge Vergara.   

Lo que me gusta de Chivas es que ha creído con firmeza en un proyecto. Cuando tomó el mando del club en el 2003, Vergara se propuso construir la mejor academia de México y hoy ese sueño se ha consumado. Quería el mejor estadio de México y ya lo tiene. Se fijó como meta exportar jugadores a los mejores clubes de Europa y lo está logrando: Vela, “Maza”, Salcido, “Chicharito”. Anhelaba jugar sólo con futbolistas forjados en la cantera y el domingo presentó a 13 jugadores de sangre rojiblanca (todos excepto Omar Arellano, quien es Tuzo de formación y Chiva por herencia).

Les recuerdo que todas estas iniciativas fueron criticadas de una u otra forma en su momento: la de los “jóvenes”, la del sistema tipo “holandés” que implantó Hans Westerhof, la del nuevo estadio, la venta de jugadores importantes, y a últimas fechas, el diseño de este plantel para el Clausura 2011. A pesar de las corrientes en contra, las resistencias constantes, Vergara nunca perdió de vista los objetivos y, lo mejor es que –durante todo este tiempo, enseñó a su gente, a su club, a creer en los planes a largo plazo, en el trabajo consistente, en la paciencia que hay que tener cuando las cosas se hacen bien y sin prisas.  

El éxito de Chivas no depende de ser campeón esta Temporada, porque trabajando de esta forma, el título llegará tarde o temprano. El éxito del Rebaño radica en confiar en sí mismo a pesar de lo que pase afuera de la organización, cumplir los objetivos que se fija haciendo a un lado el miedo a las críticas, aprender a superar las dudas y la incertidumbre. El éxito del Guadalajara se fundamenta –por encima de todo- en su cambio de actitud, una actitud positiva, optimista, determinada, y en su capacidad para creer que todo lo que sueña lo puede convertir en realidad sin importar lo que digan. Como dice el “Chicharito”… ¿Por qué no?

*Te invito a seguir mi blog: www.lafabulosamaquinadesuenos.com y en Twitter: Antonio_Rosique

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas