Podemos ser el caballo negro

La oportunidad de estar en contacto directo con los aficionados es invaluable para quienes tenemos el honor de practicar el futbol a nivel profesional. Agradezco a Medio Tiempo la invitación que...

La oportunidad de estar en contacto directo con los aficionados es invaluable para quienes tenemos el honor de practicar el futbol a nivel profesional. Agradezco a Medio Tiempo la invitación que me realiza, y espero que éste canal sirva como enlace entre la noble afición de los Tigres y un servidor. Sin más preámbulos, vamos a los temas que acaparan la atención alrededor del equipo al que pertenezco.

Enfrentar a Pumas, un sentimiento especial

Siempre que te enfrentas a los colores que te vieron nacer surge un sentimiento especial. Pumas fue el equipo al que le iba cuando era niño, el que me dio la oportunidad de debutar. Con ellos viví muy buenos años, llegue a querer mucho a la gente, a la institución. La verdad es un partido diferente, al igual que los enfrentamientos ante escuadras como América y Monterrey. Pero sobre la cancha todo se olvida. El triunfo que conseguimos nos colocó a un paso de la liguilla, aunque todavía tenemos que ganar en la última fecha para amarrar la clasificación.

La irregularidad del futbol mexicano

El sistema de competencia en México permite que un equipo con resultados irregulares pueda acceder a la batalla por el título. No niego que Tigres ha tenido una campaña sumamente nebulosa; sin embargo, hemos sido mejores que muchos otros, y estamos haciendo lo justo para luchar por la corona que tanto anhelan nuestros aficionados. En anteriores ocasiones, clasificamos en posiciones más importantes y terminamos siendo eliminados. Ahora, esperamos pasar como séptimos u octavos y convertirnos en el caballo negro de la liguilla.

Afortunadamente, dependemos de lo que hagamos. De los conjuntos involucrados en una posible clasificación, los que tenemos mejores posibilidades somos nosotros. Siento que la victoria contra los Pumas nos sirve como impulso para cerrar con broche de oro la campaña regular. Estoy seguro que estaremos entre los ocho mejores.

Nunca nos sentimos fuera

Para muchos, el cambio de director técnico era sinónimo de fracaso, pero siempre mantuvimos la esperanza de pasar a las finales. Con Leo Álvarez en el banquillo ligamos una serie de tropiezos, mas nunca sentimos que el barco se hundiera. Considero que la clasificación se nos complicó a partir de la segunda mitad del torneo, cuando bajamos nuestro nivel y dejamos puntos importantes en el camino.

La llegada de Osvaldo Batocletti nos sirvió para reaccionar, para refrescar las ideas. A diferencia de lo que veníamos haciendo con Leo, quien gustaba de jugar con línea de cinco y un contención, con Osvaldo jugamos con dos contenciones. Si me preguntan cuál es la diferencia fundamental entre ambos, señalaría que nuestro técnico actual se preocupa más por los aspectos ofensivos, mientras que Álvarez privilegiaba el orden en la retaguardia.

Un posible duelo con Monterrey

Revisando las estadísticas me di cuenta que, si hoy concluyera el torneo, chocaríamos con nuestro acérrimo rival, los Rayados del Monterrey, en la liguilla. Claro que tiene un toque especial. Los clásicos regionales se viven de manera singular; toda la ciudad se involucra de una u otra forma. Ya me tocó una semifinal contra ellos, no nos fue bien. Me encantaría jugar contra ellos, ganarles y poder estar del otro lado de la moneda.

Apoyaremos a Gaitán

Para la última fecha tenemos dos objetivos muy claros. El primero, fundamental, consiste en ganar para clasificarnos a la liguilla; el segundo, en ayudar a Walter para que consiga el título de goleo. Pese a que se trata de una distinción personal, lo consideraríamos como un triunfo a nivel colectivo. Cuando Silvera fue el máximo romperredes, todos nos sentimos satisfechos por nuestra colaboración en tan importante logro.

El agradecimiento a la afición

Tigres no sería lo que es sin su grandiosa afición. Pese a que no habíamos estado del todo bien, nuestros seguidores nos apoyaron incondicionalmente. Considero que son exigentes, pero a la vez, leales, apasionados. Sé que no ha sido un buen torneo, pero si logramos colarnos a la liguilla, pueden esperar una agradable sorpresa. Lo dije arriba y lo repito, podemos ser la sorpresa en las finales del Apertura 2005.

Por ahora me despido. Espero que sigan alentando al equipo y que el próximo sábado podamos estar festejando nuestro boleto a la fiesta grande. Se despide de ustedes su amigo Antonio Sancho. Hasta la próxima...

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas