La dinastia de los Zague (Parte II)

En 1985 llegó a México la noticia de que dos hijos de aquel legendario brasileño José Alves "Zague" el "Lobo solitario" que jugó en los años sesenta en el América, eran futbolistas del Corinthians.

Luis Roberto Alves Dos Santos Gavranic. En 1985 llegó a México la noticia de que dos hijos de aquel legendario brasileño José Alves "Zague" el "Lobo solitario" que jugó en los años sesenta en el América siendo Campeón de Goleo y uno de los mejores extranjeros que han venido a nuestro país, eran futbolistas del Corinthians. La noticia no causaría mayor revuelo sino fuera porque ambos eran mexicanos. Nacidos en nuestro país, cuando su padre jugaba en el conjunto crema, se fueron a vivir a Brasil siendo aún muy pequeños. Cuando en el país sudamericano se les dio a escoger su nacionalidad, los dos –José Carlos y Luis Roberto- decidieron que eran y querían ser mexicanos. El América a través de Panchito Hernández, Vicepresidente del club, hizo traer a los hermanos Alves a probarse con el equipo. Los dos causaron buena impresión pero al cabo de tres meses, el América se decidió por el que parecía tener mejores dotes futbolísticas, Luis Roberto, quien alcanzaba el 1.94 de estatura y corría como una gacela. Luis Roberto debutó con las Águilas en el Torneo México 86 en un partido contra la U. de G. en el Estadio Azteca, aunque su carrera en ascenso comenzaría al torneo siguiente. El titular en América era otro grande del futbol nacional: Ricardo Peláez, pero una lesión del atacante abrió las puertas para que Zaguinho iniciara los partidos. Su espigada figura, el gran parecido con su padre y su carisma sobre todo con los niños, le valieron de inmediato el apelativo de "Zaguito" que más tarde fue cambiado a "Zaguinho" como hasta la fecha se le conoce. En el Torneo México 86, jugando contra el Puebla en la Angelópolis, Zague lograría su primer gol el 22 de diciembre de 1985. Único, por cierto que coniguió de tiro libre en su prolífica carrera. En esa temporada lograría tres más en fase de Liguilla, lo que era apenas una prueba de lo que estaba por venir. En la Temporada 1986-1987 conseguiría 17 tantos, en la 1987-1988 14 en liga y 3 en Liguilla y en la 1988-1989 15 en liga y 1 en Liguilla, por lo que sus goles eran un aconstante que lo consolidaban como uno de los elementos más importantes de la escuadra americanista, con la que se coronó en las Temporadas 1987-1988 ante los Pumas y en la 88-89 contra Cruz Azul a los que por cierto les anotaría un tanto en el partido de ida. Zague culminaba la década de los ochenta en la cima del futbol mexicano, era sin duda un atacante peligroso, un ídolo en América y un referente para selección nacional. Zaguinho se convirtió rápidamente en el símbolo del América, al verlo a él, inmediatamente se le asociaba con el club. La pareja en la delantera de Hermosillo y Zaguinho se hizo famosa, porque ambos marcaban gol con grandes descolgadas por la izquierda del México-brasileño. Su impresionante velocidad, lo llevó a ser el jugador más rápido de México y sus galopadas, casi irremediablemente terminaban en anotación. En la Temporada 1989-1990, tuvo poca activida por una lesión y anotó tan solo 6 goles en liga y uno en Liguilla, pero para la temporada siguiente (90-91), recobró su olfato goleador y logró 19 anotaciones, dos de ellas en fase final.  El América, llegaría a la Final contra Pumas, gran aporte de esa distinción se debe a Zaguinho. En la Temporada 1991-1992 conseguiría la misma cifra de 19 tantos, uno de ellos en Liguilla. Los años siguientes, sus compromisos con selección nacional lo llevarían a ausentarse largas jornadas de su equipo, pero aún así logró anotar 10 en la 92-93 (9 en liga y 1 en Liguilla) y 14 en la 93-94 (11 liga y 3 Liguilla).  Y en su mejor campaña con el club, en la Temporada 1994-1995, cuando dirigido por Leo Beenhakker jugó con mayor libertad, conseguiría 23 goles en liga y 2 en Liguilla, y sin embargo, no pudo ser campeón goleador, porque un gran goleador ex compañero y compadre, anotaría 35, Carlos Hermosillo. La Temporada 1995-1996 sería la última de Zague en América, los vientos soplaban diferente y aún a su pesar, Luis Roberto tenía que abandonar su casa en circunstancias un poco raras, para mudarse a tierras extrañas aunque no lejanas, el Atlante sería, a partir de entonces, su nuevo hogar. Con el América, logró lo que muchos ídolos y grandes jugadores no han podido igualar. Fue el máximo anotador en toda la historia del club, algo que ni el mismo Enrique Borja con tres títulos de goleo dentro de la institución pudo hacer. Sin duda, Luis Roberto Alves "Zaguinho", nunca será olvidado por aquellos buenos aficionados a las Águilas, aquellos que saben reconocer lo que es un verdadero jugador, todo entrega y pundonor que dio el alma por los colores que trae cosidos a la piel, los del América. Nota: En la tercera y última parte su paso por la Selección, Necaxa y regreso al América.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas