Estamos realizando ajustes en nuestros servidores para ofrecerte una mejor experiencia.
 
calderon

El Atlas se corona...

Sábado 18 de Agosto del 2012

  • El equipo del Atlas campeón. (Foto: Carlos Calderón)
  • Una nota sobre el campeonato que se jugaba el Atlas. (Foto: Carlos Calderón)
  • Tabla General del campeonato del Atlas. (Foto: Carlos Calderón)
 

Los Margaritas, los Zorros, Rojinegros, Amigos del balón, La Furia rojinegra… Los sobrenombres son muchos y muy variados, pero sin duda el que mejor le queda es el del Cuadro de la Academia.

En diferentes periodos, el Atlas ha desarrollado un futbol de excelencia. Es de esos conjuntos a los que da gusto verlos jugar por su manera de conducir el balón, sin embargo, ya son muchos los años que tiene sin ser campeón, poco más de sesenta.

Como el Atlas acaba de cumplir hace unos días 96 años de edad, me gustaría recordar en esta ocasión su único –hasta el momento- título de liga, ocurrido el 22 de abril de 1951.

Se jugaba la fecha 21 del torneo de liga 1950-1951, correspondiente a la penúltima del certamen. El Atlas jugaría en contra de su eterno rival local: El Guadalajara.

El destino los puso enfrente en este momento crucial. Jamás un equipo de Jalisco se había coronado y de ganar, el Atlas sería el primero; las Chivas, querían impedirlo.

Se guardaba el amargo recuerdo de un año atrás, cuando en circunstancias similares el conjunto rojinegro necesitaba de un empate para obtener la liga y el Guadalajara venció, para –de carambola- cederle el título al Veracruz.

Entre los aficionados de ambos equipos estaba este recuerdo, pero la enemistad es tal, que los atlistas no querían un regalo, ni los del rebaño estaban dispuestos a darlo.

El Parque Oblatos, como era de esperarse, se llenó desde temprano. Rojiblancos y rojinegros querían estar presentes en el histórico momento, ya fuera para bien o para mal; para ver a un campeón de Jalisco por primera vez, o para que tuviera que esperar el estado en busca de un título.

El encuentro fue fiel a las expectativas y el Atlas dirigido por el “Che” Valdatti se fue al frente casi desde el inicio. Dos llegadas en los primeros minutos, tocaron la puerta de Jaime “El Tubo” Gómez, quien se puso el suéter de héroe salvando goles ya hechos.

Edwin Cubero, con su peligrosidad acostumbrada, demostrada a lo largo del torneo, se estrelló contra la pared que le puso enfrente Rodrigo Ruiz, mientras que el “Tepa” Gómez hizo lo propio con el “Dumbo” López, quienes no podían anotar.

“Chivo” Mercado y Juan José Novo comenzaron a construir desde la media cancha los arribos, pero Rivera y Bocanegra no permitían nada ¡Absolutamente nada!

En las tribunas, los aficionados del Atlas comenzaban a desesperarse. Parecía que una vez más se saldrían con la suya los del Guadalajara.

Cuando más llegadas tenía el Atlas, en un contragolpe, los del chiverío estuvieron a punto de anotar y Córdova, aquel mítico guardameta de los Zorros, exponiendo el físico, logró evitar la inminente anotación. ¡Ahí, comenzó a gestarse verdaderamente el título! ¡Había sacado quién sabe como aquel balón que ya se cantaba en las tribunas!

Terminó el primer tiempo tal y como había comenzado, con el Atlas al frente tratando de conseguir la anotación que les abriera camino al título y con unas Chivas buscando lo propio, para evitar precisamente que los rojinegros se coronaran.

El Atlas llegó en varias ocasiones, pero las jugadas más peligrosas fueron rojiblancas y Córdova, el meta de los atlistas, con ayuda a veces de los travesaños, lograba mantener el cero en su portería, como en un gran tiro de Tomás Balcázar que parecía iba directo al ángulo, pero finalmente el poste se atravesó en el camino.

Comenzaba la segunda mitad y nuevamente Balcázar estuvo a punto de matar al Atlas, se escapó a gran velocidad y tiró, tomando al portero adelantado, fue un gran disparo, pero  Córdova, rehaciéndose, una vez más, logró interceptarlo.

Fue al minuto 10 de la segunda mitad, cuando el Atlas comenzó a celebrar. Tras un disparo, el Rafles Orozco bajó el balón con el brazo y el árbitro “El Cuate” salceda, no dudó en señalar la pena máxima.

Los seguidores rojiblancos protestaron, lo mismo que los jugadores, y comenzaron a lanzar cojines al campo. Rafles trataba de convencer al árbitro de que el balón había pegado en el hombro, pero Salceda se mantuvo en su decisión. Mientras tanto, en las tribunas, ocurría algo terrible. Un aficionado, asiduo a los partidos del Guadalajara, presa del enojo, comenzó a sentirse mal. Don Ángel Bolumar, quien un tiempo fue directivo del Guadalajara, había acudido acompañado de su esposa Mercedes Riestra, esperando celebrar como su equipo evitaba que se coronara el conjunto de la Academia. Cuando el árbitro señaló el penal, hizo tal coraje que se tocó el pecho. Al momento del cobro, su corazón ya no aguantó más.

Dentro de la cancha, sin saber que pasaba en las tribunas,  Cubero, con el alma en el puño, con una determinación enorme, cobró el castigo mandando el balón al ángulo izquierdo, con una gran fuerza. Jaime “El Tubo” Gómez nada pudo hacer y se lanzó al lado contrario.

Luego de la anotación, el Guadalajara se fue al frente, buscando la igualada. El Atlas tuvo que replegarse ante los embates de los rojiblancos y ahí, creció aún más la figura del portero Córdova, quien sacó varios disparos prácticamente de la cabaña, cuando ya se cantaban los goles.

Los últimos minutos fueron terribles para ambos lados, para el Atlas que ya quería que el partido se acabara; para el Guadalajara que deseaba se alargara lo más posible. Finalmente Salceda pitó el final y la afición atlista se desbordó hacia el campo, celebrando con júbilo, el primer título de su equipo, sin saber, que sería el único por más de sesenta años…

Twitter: @CarlosCalderonC

Nota: Las columnas que se presentan en la sección Editorial de mediotiempo.com, son responsabilidad única de sus autores y no reflejan necesariamente la opinión periodística de Medio Tiempo.

Comentarios