La Pluma del CHICKEN

Ahora resulta que no hay tolerancia para la crítica, y que la gente tiene la obligación de decirnos puras cosas bonitas, de alabarnos aunque la estemos cajeteando, de aplaudirnos y abrazarnos.

Ahora resulta que no hay tolerancia para la crítica, y que la gente tiene la obligación  de decirnos puras cosas bonitas, de alabarnos aunque la estemos cajeteando, de aplaudirnos y abrazarnos aunque no estén de acuerdo con lo que hacemos.

Cada quién decide lo que hace en la vida, pero sí hay que entender que según lo que cada quién haga su nivel de exposición es algo con lo que debe lidiar. Si eres doctor y todos los pacientes que te visitan quedan más pal perro que como llegaron, pues obvio recibirás la crítica del círculo que te rodea; pero si eres el Doctor Muerte y sales en la tele operándole las gomas a las famosas, y quedan más gachas que las de Sabrina, la crítica será aun peor, y estarás en el dominio público. Lo mismo si eres entrenador del América y tu equipo juega exactamente como su afición no quiere que lo haga, es lógico que no vas a recibir puros apapachos.

El “Maetro” Carlos Reinoso mandó a la fregada a sus más de 60mil seguidores en twitter porque se cansó de que la banda fuera grosera. Perdón señor Reinoso pero si usted decidió ser el entrenador del equipo más polémico de nuestro fútbol, y después decidió abrir una cuenta en una red social quesque para estar en contacto con sus aficionados, ¡pues tiene que aguantar vara!

¿Qué quería? Que la gente le pusiera “Muy bien maestro, que bonito jugó Layún hoy” o “Bravo Carlos, los Tecos nos ganaron pero se siente bonito ir a pagar al Azteca.” Pues está cañón, ¿no? Mire Don Carlos, yo entiendo que la gente que nomás se mete a tundir puede llegar a bajonear a cualquiera, nomás lea lo que cada semana me trollean en este bonito espacio o en mi cuenta de twitter, pero como dice Tuca “Agua y Ajo”.

A mí MedioTiempo no me contrató para escribir análisis táctico, ni para dármela de conocedor, ni para hacer una Biblia, ni para hablar como Premio Nobel de Literatura. Lo hizo para crear un espacio relajado, coloquial y donde no necesites ser el más conocedor para agarrar la onda de lo que pasa en el deporte. Pero no puedo ir cada mentada  justificando eso, ni puedo coartar lo que la gente opine. Y no porque me la recontra-refresquen voy a cerrar mi cuenta de twitter o dejar de escribir con mi estilo. Usted es muy libre de hacer lo que le venga en gana señor Reinoso, pero me parece que aguantar las madrinas electrónicas de una afición que con todo su derecho exige que su equipo juegue bien y ya gane algo, es parte de la chamba.

Es como si después de que pierde y le abuchean en el Azteca sale a decir que no vuelve al estadio porque no va a soportar que le chiflen. A lo que voy es que a los que nos dedicamos a una actividad donde estamos expuestos a la crítica pública, no nos queda ponernos a llorar ni dar un paso al costado simplemente porque como en todo, hay gente que no concuerda con nosotros. Mientras tanto, como cada semana yo sigo leyendo y agradeciendo sus halagos, sus mentadas, sus descalificaciones y sus aplausos. De eso se trata, ¿no? Nadie es monedita de oro y la gente no tiene la obligación de sólo hablar bien de uno.

 

Carlos “Chicken” Muñoz está al aire de lunes a viernes de 6:00 a 10:00 y los sábados de las 13:00 a las 14:00 horas por 88.9 Noticias. En twitter: @carloschicken

 

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas