La Pluma del Chicken

¿Hace cuánto que no les toca ver a los agrandados -como son la mayoría- de los aficionados americanistas llegar tres o cuatro lunes seguidos a las chambas o a las escuelas con sus actitudes de reyes?

¿Hace cuánto que no les toca ver a los agrandados -como son la mayoría- de los aficionados americanistas llegar tres o cuatro lunes seguidos a las chambas o a las escuelas con sus actitudes de reyes del mundo, que nadie los merece y con el pechote inflamado porque su equipo la está rompiendo en la liga mexicana? La aparición de uno de los más importantes símbolos para ellos, “El Cuau”, partiéndole la máuser con declaraciones al otro referente, “El Maetro”, y con el tercero de los estandartes, “Zaguinho” haciendo como que no pasa nada, me parece la debacle de un imperio que se construyó con la idea de que los odiaran más, de que fueran grandes muy grandes, pero que con la pena, nomás han dado risa y vergüenzas. Que su  presidente no tiene idea de fútbol lo sabemos todos, y aunque se alió de un tipo como Ordiales que si le sabe al negocio, no han sido capaces de revivir a un muerto que desde el Carrillazo – y eso que ese título también me pareció bien grisecito-  no logran emocionar a una tribuna que sigue fiel. Varios de mis amigos ya se han confesado americanistas en receso, otros se siguen soplando las burlas de cada semana, pero lo peor es que hasta los antiamericanistas han padecido el problema de Coapa. La inyección de un antiamericanista es el goce de ver perder a un equipo grande, poderoso, lleno de estrellas y que en el papel, una caída jamás está presupuestada. Es como los antimadridistas y antibarcelonistas, que hoy más que nunca están vivos. Pero, ¿qué pasa cuando el equipo está tan pal perro, que pierde cada quince días? Pues ya hasta las burlas cansan. Ganar en el Azteca o vencer al ave en cualquier otra cancha ya no es lo mismo de antes. Cuando las cosas se hacen costumbre dejan de ser divertidas, y burlarte por años de un pobre wey que sueña con que su América levante, llega hasta a cansar cuando su equipo no le da ni los argumentos para elevar la pedantería de esos americanistas que hacen que el equipo caiga gordo. Por eso, por los americanistas y por los antiamericanistas, ojalá el conjunto al que muchos siguen llamando el más grande de México deje de ser lo que es hoy, y regrese a ser animador de un torneo, como lo fueron en sus mejores épocas. Carlos “Chicken” Muñoz está al aire de lunes a viernes de 6:00 a 10:00 y los sábados de las 13:00 a las 14:00 horas por 88.9 Noticias. En twitter: @carloschicken

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas