La Pluma del 'Chicken'

Mala, malísima ha sido la experiencia de dos mexicanos en particular en tierras extranjeras.

Mala, malísima ha sido la experiencia de dos mexicanos en particular en tierras extranjeras. Pablo Barrera y Efraín Juárez no lograron consolidarse ni en Inglaterra y España el primero, ni en Escocia y España el segundo. Cuando se fueron, se habló mucho de los problemas de adaptación a una nueva liga, Barrera con el tema del idioma, Juárez con que su técnico no lo consideraba a pesar de los méritos deportivos, y al final, el Zaragoza se convertía en la panacea del sueño europeo para ambos. ¿Qué mejor manera de triunfar que en un país con tu misma lengua, donde se necesita que aparezcan figuras y con un técnico que además de tu compatriota y amigo, es un perfecto conocedor de tus cualidades? Pero no fue así, la historia de Barrera y Juárez resultó muy similar a lo que sucedió con sus primeros equipos en el viejo continente, pero con dos diferencias considerables. La primera es que aquí sí se les dieron los minutos que no tuvieron antes. La segunda es que aquí sí tuvieron todas las condiciones extra cancha a su favor. El resultado, otro fracaso. Efraín Juárez ya fue echado del Zaragoza y Pablo Barrera simplemente no pinta en el plano del equipo, cuando juega no gravita y cuando no aparece, ni quien lo note –salvo nosotros que llevamos orgullosos las estadísticas de nuestros compatriotas-. Hoy, tras el notorio y deficiente proceso de ambos jugadores por ilógico que pueda parecer hay un premio: ser el objeto del deseo de equipos mexicanos tan importantes como Santos o América. ¿El argumento? Recordar lo que hicieron en Pumas, recordar lo que han hecho en la Selección, y ¿para contratar un jugador no importa lo que hacen en su club anterior? ¿Cuántas veces nos hemos quejado de que a nuestro fútbol llegan bultos precedentes de jugar poco o ser desechados de sus equipos pasados? En este caso por ser mexicanos, ¿la cosa debe ser diferente? Yo les pregunto aficionados de Santos o América, ¿de verdad saltarían de alegría si mañana les anuncian que llega Efraín Juárez –corrido de España por su bajo rendimiento- a reforzar sus planteles?  Al fin, consentidores como siempre, si hemos traído petardos extranjeros que solo vienen a robar a nuestro balompié ¿por qué no arropar a los nuestros?, ¿no? Lo mejor es que todavía su agente dice que no piensan en México como la primera opción. En fin, qué diferente cuando tipos como Salcido por ejemplo, siempre titulares, siempre referentes en todos sus equipos y temporadas europeas deciden regresar a nuestro país; o qué diferente sería ver a un tipo como Giovani que se ha cansado de demostrar que lo único que necesita es apoyo de un entrenador y continuidad para explotar como ya lo hizo en Turquía y España, probando suerte en el futbol nacional. En fin, seguramente Juárez regresará pronto y aquí lo recibiremos como el salvador del equipo en el que caiga.  Es una lástima porque tanto Barrera como Juárez son excelentes personas, profesionales y entregados,  pero eso de poco les ha alcanzado para tan siquiera lograr la mitad de lo que conocimos de ellos con la verde o la auriazul.  Carlos “Chicken” Muñoz está al aire de lunes a viernes de 6:00 a 10:00 y los sábados de las 13:00 a las 14:00 horas por 88.9 Noticias. En twitter: @carloschicken

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas