La Pluma del 'Chicken'

Hace cuatro años, la nota que paraba las prensas era que el FC Barcelona no podía sostener el proyecto de Frank Rijkjaard al frente del cuadro culé, dos temporadas sin títulos no eran un canje de...

Hace cuatro años, la nota que paraba las prensas era que el FC Barcelona no podía sostener el proyecto de Frank Rijkjaard al frente del cuadro culé, dos temporadas sin títulos no eran un canje de permanencia para el holandés. De inmediato el nombre que todo el mundo manejaba era el de José Mourinho; un archi ganador, un tipo con carácter, un hombre que podía hacer que el Barcelona regresara al top del futbol mundial. Sin embargo la Directiva se inclinó por Josep Guardiola, un tipo que ganó respeto y un lugar en la institución en su carrera como jugador. Las dudas y la incertidumbre reinaban en el ambiente. ¿Cómo era posible poner a un hombre –sí, muy de casa, pero sin experiencia- como cabeza de uno de los mejores equipos del mundo? Era una locura creer que sin haber dirigido en Primera División, que sin tener credenciales llenas de títulos como timonel, pudieran decirle adiós a un monstruo como Rijkjaard para darle paso a aquel que había colgado los botines en los Dorados de Sinaloa de México. El tiempo pasó y hablar de todo lo que trajo Pep al Barcelona es algo ya muy obvio, así como resulta obvio que ser para muchos el mejor entrenador del mundo, dirigiendo al mejor jugador del mundo en el equipo que mejor juega en el mundo, es una presión bárbara. Todos, absolutamente todos los ciclos terminan, y quizá el par de eliminaciones continuas –en Liga y Champions- le dijeron a Pep que era el momento de entender que la curva ascendente de este Barcelona llegó hasta donde debía haber llegado. Eso no significa que venga ahora una curva descendente, pero notar que ya sacó todo lo que podía sacar a ese extraordinario grupo de jugadores, y admitir una saturación y  cansancio por mantener ese impecable nivel, es motivo más que válido para buscar regenerarse. El tema de Tito Vilanova como nuevo entrenador, genera hoy la misma polémica que la que generó Pep a su llegada. Tito tampoco tiene experiencia como DT de algún cuadro de renombre, Tito tampoco ha demostrado que como estratega tenga las credenciales para ser el sucesor de la mejor época en la historia del Barcelona, es más, hoy más de uno me preguntó lo mismo que en su momento preguntó Mourinho: ¿Quién es “Pito” Vilanova?... ¿Se acuerdan? Hoy para Tito Vilanova queda demostrar lo que tiene como estratega, porque sería ridículo pensar que se va a tornar en una calca de Pep, puede seguir una línea, pero lo más lógico es que si ahora es él quien tomará las decisiones, le imprima un sello personal a su Barcelona. Hoy para Tito queda demostrar que esos que muchas veces dijimos que un equipo como el Barcelona puede dirigirse sólo, y que el mérito de Pep en buena medida era gracias al equipazo que tenía, es mentira. Hoy para Tito queda demostrar que puede con el paquete de tener en la cancha un tipo como Messi el que parece que sólo respondía bajo las órdenes de Guardiola. Hoy para Tito queda demostrar su capacidad para apuntalar este plantel y dejar ir a los que hayan quedado a deber, a pesar de haber generado mucho antaño. Hoy para Tito queda demostrar que la próxima vez que se cruce con Mourinho, el técnico merengue sepa perfectamente que “Pito” es el técnico del mejor equipo del mundo.  ¿Lo logrará? ¿Ustedes, cómo la ven?     Carlos “Chicken” Muñoz está al aire de lunes a viernes de 6:00 a 10:00 y los sábados de las 13:00 a las 14:00 horas por 88.9 Noticias. En twitter: @carloschicken

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas