A romper el maleficio

¿Quién diría que esos equipos que en 1997 se disputaban la supremacía del futbol mexicano, tendrían una suerte tan distinta después de aquella tarde del 7 de diciembre? Cruz Azul levantó la corona...

¿Quién diría que esos equipos que en 1997 se disputaban la supremacía del futbol mexicano, tendrían una suerte tan distinta después de aquella tarde del 7 de diciembre? Cruz Azul levantó la corona ese domingo, León se llevó un subcampeonato que no lo hacía quedar mal con su historia como uno de los equipos más ganadores de nuestro balompié. Hoy, 14 años y algunos meses después, el panorama luce más que sombrío para ambos conjuntos, aunque no han perdido la constante de aquella época: ser equipos ganadores. La situación puede resultar contradictoria, pero nadie puede negar que Cruz Azul en la Primera División y León en la Liga de Ascenso, han sido animadores y protagonistas prácticamente cada temporada, lo malo es que como si una maldición hubiera caído sobre ellos, después de ese 1997, ninguno ha podido alcanzar los verdaderos objetivos. Cruz Azul ha vuelto a fracasar tanto en la Liga, como en la Copa Libertadores y no se ve para cuando llegue la buena, ni el técnico más ganador en los últimos años, Enrique Meza, pudo lograr que el cuadro cementero levantara otro trofeo. Y sí, han sido líderes, han sido favoritos, han desplegado buen futbol, han tenido estrellas, han regresado a la gente a su estadio, pero al momento de la verdad simplemente se quedan en la orilla. León desde su descenso en 2002 se ha convertido en un monstruo de la Liga de Ascenso; Campeón en los torneos Clausura 2003, 2004, 2008 y 2012, y subcampeón en los torneos Clausura 2005 y 2007 marcan la tendencia. No hay cuadro más mandón en su categoría y cada año la gente –una de las aficiones que más pesa en México- llega con una nueva ilusión, con una nueva promesa, con una nueva ambición y siempre con el mismo objetivo, el ansiado ascenso. De nada le ha servido a los Panzas Verdes dominar de tal forma su circuito porque irremediablemente cada que han estado a un tris de lograr la meta, la maldición deja los campos celestes y se mueve a los esmeraldas. De hecho, platicando con algunos aficionados, ya llegan a pensar que hay un complot de la Federación para que no ascienda el León.  La realidad es que a pesar de ser normalmente ultra favoritos, sucede uno de esos típicos accidentes futbolísticos como una mala tarde, un error individual, y los juegos que realmente trascienden los han perdido mucho más que por errores arbitrales, o días mega inspirados de los rivales, por equivocaciones propias. Este sábado la cita con la historia tiene al León muy cerca, otra vez de romper la maldición. La buena noticia es que con Gustavo Matosas lograron terminar la temporada invictos, demostraron tener un plantel sólido que les dio el medio boleto y tienen una directiva seria sustentada por el trabajo de Grupo Pachuca. La mala, es que el primero de los dos juegos más importantes del año ya lo perdieron. Los Correcaminos también quieren regresar a Primera y serán un hueso durísimo de roer. ¿Lograrán los Panzas Verdes regresar al sitio que para muchos y por su historia –quinto máximo ganador del futbol mexicano- nunca debieron de perder? ¿O la maldición volverá a caer sobre su espalda? ¿Ustedes, cómo la ven? Carlos “Chicken” Muñoz está al aire de lunes a viernes de 6:00 a 10:00 y los sábados de las 13:00 a las 14:00 horas por 88.9 Noticias. En twitter: @carloschicken

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas