La chapuza acusa

El pasado sábado 21 de mayo tuve la oportunidad de visitar la céntrica y hermosa ciudad de San Luis Potosí y asistir al partido de vuelta de los Cuartos de Final de la Primera División "A", en el...

El pasado sábado 21 de mayo tuve la oportunidad de visitar la céntrica y hermosa ciudad de San Luis Potosí y asistir al partido de vuelta de los Cuartos de Final de la Primera División "A", en el que Coatzacoalcos y San Luis se disputaban su pase a las Semifinales del Torneo Clausura 2005 de dicha división del fútbol mexicano.

El partido transcurrió en calma y con oportunidades para ambas escuadras. San Luis tuvo el mérito de nunca desesperarse y mantener orden en la zona baja sin descomponerse. Por su parte, Coatzacoalcos, aunque a la defensiva, mantuvo el dominio de las acciones durante la mayor parte del tiempo.  No fue sino hasta faltando diez minutos para que concluyera el partido cuando el San Luis logró marcar el gol de la ventaja y con el cual aseguraba su pase a las Semifinal.  A partir de ese momento, Coatzacoalcos se volcó al frente tratando de lograr la igualada y así su pase, ya que en el partido de ida el marcador final fue de 2-1 a favor de los entonces locales y en caso de empate en el marcador global el equipo potosino, que estaba mejor ubicado en la tabla general, accedería a la Semifinal.

El equipo visitante estaba presionando el arco de San Luis y "casualmente" el alumbrado de la cancha del estadio Alfonso Lastras se fue apagando poco a poco. No fue hasta cuando el Coatzacoalcos iba a cobrar un tiro de esquina que la cancha quedó en la penumbra.  Cabe señalar, que a pesar de que desconozco el sistema eléctrico del estadio y por ello no puedo dar una opinión fundada al respecto, aun cuando el alumbrado de la cancha estaba apagado "misteriosamente" las luces de los palcos del estadio se mantenían encendidas.

En ese momento, algunos aficionados recordaron que el día en que el equipo de San Luis se jugaba su permanencia en la Primera División contra el Toluca, hubo un "apagón" similar y que en aquella ocasión el objetivo buscado con el "apagón accidenta"” - la permanencia del equipo de San Luis en la Primera División - no se había conseguido.

En esta ocasión, el objetivo buscado con el nuevo "apagón accidental" - que se enfriará la ofensiva visitante, terminará el partido y San Luis avanzará a la Semifinal – tampoco se logró.

La única conclusión a la que puedo llegar es que las cosas caen por su propio peso.  No se está culpando o señalando a alguien - Directiva, Cuerpo Técnico, Dueños del Estadio, Comisión Federal de Electricidad - como responsable, simplemente son demasiadas casualidades o coincidencias, lo cual hace pensar en una grave falta de seriedad y profesionalismo de los que manejan al equipo y una reprochable falta de respeto a la afición, la cual ha apoyado incondicionalmente a su equipo.

La interrogante queda en el aire, podrá alguien de verdad demostrar que en las dos ocasiones se trató verdaderamente de un accidente que no se pudo prever o fue un "accidente-instrumento" para tratar de obtener ventaja de manera extradeportiva.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas