Código de conducta en los estadios

Las autoridades correspondientes deberán implementar medidas para detectar e impedir el ingreso objetos a los estadios, como los rayos láser.

Es inaceptable que algunos aficionados en el estadio Azteca hayan utilizado apuntadores de rayos láser dirigidos a jugadores durante el partido que sostuvo la Selección Mexicana de Futbol varonil ante Canadá, en su camino al Campeonato Mundial de Rusia 2018, utilizar dicho apuntador pone en peligro la vista de los de jugadores, si se expone en demasía a los ojos o provocar distracción durante el encuentro.

Las autoridades correspondientes deberán implementar medidas para detectar e impedir el ingreso de estos objetos a los estadios, de esta manera se podrá inhibir su utilización o ir más al fondo, analizar la viabilidad de actuar penal o administrativamente contra quien los use, sin embargo, recientemente la Federación Mexicana de Futbol distribuyó un video con la finalidad de crear conciencia entre los aficionados mexicanos para no gritar el descalificativo cuando el portero contrario despeja el balón.

Cabe destacarse que con base a diversas amonestaciones y sanción, ya emitida, por parte de la Federación Internacional de Futbol (FIFA), que considera de carácter xenófobo el grito colectivo, se ha generado una campaña que transforme la conducta de los aficionados que en la multitud encuentran el anonimato para vertir cualquier tipo de expresión, no obstante los esfuerzos deben de estar acompañados de la promoción del respeto también a las banderas e himnos nacionales de otros países, centralmente con aquellos en donde hay una rivalidad deportiva y futbolística vigente.

La eliminación de la violencia física y verbal podrá ser una tarea que acompañe los esfuerzos del futbol profesional a través de las herramientas mercadológicas y comerciales que estimulen el mejor comportamiento en los estadios y que podría tener un cause concreto a través de un decálogo de conducta que incluya el esparcimiento, la pasión, la afición y la convivencia entre todos los asistentes, sin demeritar el entendible gusto por cualesquiera de los equipos participantes, pondría en relieve la tolerancia y las acciones antidiscriminatorias para los asistentes o los jugadores, y en segundo plano la necesidad de estudiar sociológicamente, por parte de la FIFA, si la palabra “puto” es realmente un acto xenófobo o una expresión coloquial.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas