La gran final en Glasgow

El Real Madrid enfrentará este miércoles al Bayern de Leverkusen en la final de la Liga de Campeones, torneo que reúne a lo mejor del futbol del viejo continente.

El Real Madrid enfrentará este miércoles al Bayern de Leverkusen en la final de la Liga de Campeones, torneo que reúne a lo mejor del futbol del viejo continente. El camino no ha sido sencillo, teniendo ambos equipos que sacrificar sus respectivas ligas (obviamente con la gran desilusión que representó para sus seguidores) a fin de estar presentes en estas instancias. Parece lejano aquel 11 de septiembre en el que el Real inició su participación en esta competencia visitando a la Roma en el Olímpico, encuentro en el que se guardo un minuto de silencio debido a los lamentables ataques en los Estados Unidos. Dada la magnitud de los acontecimientos ocurridos un día antes, la UEFA decidió postergar los encuentros programados para el 12 de septiembre, por lo que el Bayern debió de esperar para debutar frente al Fenarbahce turco (cabe mencionar que el conjunto teutón se eliminó con un equipo croata en la ronda preliminar). En aquella ocasión el Real no pudo contar con su flamante refuerzo, Zinedine Zidane, debido a una lesión, y la verdad de las cosas es que ahora que esta a punto de cumplir un año en el seno del equipo madridista, su rendimiento ha dejado mucho que desear. Cierto, marcó goles importantes en la liga, pero aún así no pudo evitar que la temporada en la península ibérica fuera un fracaso. Esta última palabra empieza a sonar fuerte en el medio del futbol, dada la calidad de plantilla del equipo merengue, en relación a sus resultados. Primero se quedo sin Copa del Rey, y después se quedo sin liga. Ahora bien tampoco se le puede exigir que lo gane todo, aún y cuando este año festeja su centenario, ya que tienen una carga impresionante de partidos en sus espaldas (en verdad demasiados, tomando en cuenta la liga, Copa del Rey, Champions, y además amistosos con sus respectivas selecciones), pero como el mismo Zidane lo ha reconocido, el no ganar la final en Hampden Park, sería decepcionante tanto como para el jugador que ha perdido dos finales europeas, como para los más de 15 millones de aficionados blancos esparcidos por el viejo continente. Por parte del Bayern, será el último partido de su mejor jugador, Michael Ballack, quien al parecer ha llegado a un acuerdo con el Bayern de Munich, pero mientras tanto seguramente Ballack dará de que hablar en este encuentro. El técnico de los teutones Klauss Topmoller, se ha declarado hincha del Real (sobre todo después de ver jugar juntos a Di Stefano y Puskas), pero tenga usted la seguridad de que los teutones saldrán a morirse al terreno de juego, ya que estará en juego su primer Liga de Campeones. Así pues, nosotros contamos las horas, para que el balón comience a rodar en Glasgow, Escocia.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas