Naturalización de jugadores

Antes que nada, quiero pedir una disculpa a mis compañeros de esta página por hablar de su fuente (futbol nacional), pero prometo que será sólo por esta ocasión.

Antes que nada, quiero pedir una disculpa a mis compañeros de esta página por hablar de su fuente (futbol nacional), pero prometo que será sólo por esta ocasión. Son 35 los jugadores argentinos que estarán en los diferentes equipos que comenzarán este fin de semana el torneo de Apertura 2002, que junto con 4 estrategas de la misma nacionalidad, forman el contingente más numeroso que se recuerde de ese país en el torneo local. De hecho hace un año hubieran sido 37, sólo que Antonio Mohamed y Gabriel Caballero, ya son mexicanos. Si, tal vez sigan con el inconfundible acento argentino, pero son mexicanos con todas las de la ley. Varios directivos han externado su preocupación por el incremento de jugadores que buscan su carta de naturalización, y que por ende pueden ocupar plazas de jugadores mexicanos, buscando alguna medida que frene esta situación. Suena un tanto retrógrada, ¿no cree?. Pero lo más irónico de todo, es que son precisamente los directivos quienes traen a los jugadores, que han forjado un patrimonio en nuestro país, y que obviamente buscando una mayor tranquilidad, cumplen con los requisitos y adquieren la nacionalidad mexicana. ¿Qué hay de malo en eso? Pese a todos los pesares, y aunque a muchos les cueste creerlo, nuestro país es uno de los más estables o menos inestables, como usted prefiera, del continente, de ahí que los jugadores sudamericanos (no todos) busquen venir a nuestro país, porque además de ganar bien, están hasta cierto punto tranquilos (tampoco se la crea tanto, porque si tomamos otros referentes para comparar, no salimos tan bien parados). Ahora bien, los jugadores argentinos no han venido a nuestro país a robar o a quitarle el empleo a los jugadores mexicanos, si los traen es por algo, y los técnicos que pregonan tanto nacionalismo, son los primeros en pedir refuerzos del extranjero, en vez de ponerse a trabajar con la cantera. Pero claro, ahí si nadie dice nada. No soy pro argentino ni mucho menos, pero si se me hace un tanto ilógico, que ahora los dirigentes se preocupen por la cuestión de la naturalización, si tanta gente valiosa para nuestro país que ha contribuido para forjar una identidad, ha venido de fuera. El problema creo yo es que a veces tenemos muy poca memoria.

Newsletter MT
Suscríbete a nuestro boletín de noticias deportivas.
No te pierdas